El clima en Neuquén

icon
Temp
88% Hum
La Mañana Solange

La plaza que disfrutó con sus amigas evocará a Solange Musse

El municipio le impuso el nombre de la chica que falleció de cáncer a un espacio verde de San Antonio, donde vivió varios años.

La plaza del barrio Magisterio, ubicado en el acceso a San Antonio Oeste, lleva desde este viernes el nombre de “Solange Musse”. La joven que cumpliría 36 años, falleció en agosto pasado víctima de un cáncer de mama, vivió en ese sector durante su adolescencia.

El caso de Solange tomó trascendencia nacional luego de que padre viajara desde Neuquén a Córdoba y no pudiera ingresar a esa provincia por las restricciones de la cuarentena.

Te puede interesar...

El homenaje surgió de un grupo de vecinos que presentó al Concejo Deliberante una nota acompañada por más de cien firmas. Luego un proyecto de Resolución, canalizado por el bloque de JSRN, fue aprobado por unanimidad. El trámite continuó, de acuerdo a lo que establece la normativa vigente, con la apertura de un registro de oposición para que se expresaran quienes no estuviesen de acuerdo con la propuesta. En este caso nadie se opuso.

Este viernes por la mañana, el cuerpo legislativo realizó una sesión en la que finalmente aprobó la ordenanza, impulsada por la bancada oficialista y la del Frente de Todos, que formalizará la designación.

Los días de Solange en San Antonio

Solange se ganó el cariño de un montón de amigas en su paso por la zona. Había llegado con su familia cuando era una niña. Estudió en la escuela primaria número 6 y luego siguió el secundario en el entonces CEM 38.

Inicialmente vivieron en Puerto San Antonio Este, donde sus padres atendían una confitería.

A los pocos años con su hermano se instalaron en una casa del barrio Magisterio. Después se mudó a Córdoba, de donde son oriundos, y estudió para azafata. Mientras que su familia se radicó en el Alto Valle.

Hace diez años le detectaron la enfermedad que le cegó la vida. El desenlace profundizó el dolor entre su círculo afectivo de San Antonio, originado con el padecimiento.

Reclamó sus derechos hasta el final

También causó indignación el hecho de que le prohibieran ingresar a Pablo, su padre a la provincia Córdoba, donde estaba internada, para que pudiese despedirla, un incidente que tuvo trascendencia nacional.

Solange escribió una conmovedora carta pública en la que describió su angustia por no poder despedirse de las personas que amaba.

Hizo eterna la frase “…hasta el último suspiro tengo mis derechos”, que acompañará su nombre en el espacio verde.

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario