El clima en Neuquén

icon
Temp
79% Hum
La Mañana recarga

La recarga de birra sobrevive pese a la apertura de los bares

Fue el boom durante la pandemia cuando se incorporaron 30 locales en la ciudad. Pero hoy casi no hay recargas, sino que son un servicio de "pinta al paso".

El negocio de la recarga de cerveza, ese que había florecido en plena pandemia, parece que llegó para quedarse, pese a la apertura de bares culturales. Con la nueva normalidad y el levantamiento de las restricciones, la venta de cerveza a granel quedó firme, aunque con menor flujo de ventas.

Es que, según los datos de la subsecretaría de Comercio de la Municipalidad de Neuquén, casi no hubo bajas en los rubros comerciales que realizan las recargas de cerveza en la ciudad. Se mantuvieron, pese a las aperturas comerciales de bares y restó, que son una competencia por ofrecer más servicios al cliente

Te puede interesar...

De acuerdo a la información municipal, desde enero del 2020 (dos meses antes de que se desatara la pandemia del coronavirus) hasta abril de 2022 se habilitaron 30 locales comerciales bajo el rubro “venta y/o recarga de cerveza”, que se sumaron a los 20 que ya existían. También se produjeron dos bajas comerciales y un cese de actividades. Es que el boom de la recarga de birra no es nuevo, y viene desde al menos seis años.

Los cerveceros locales intentan achicar las pérdidas haciendo delivery de botellones.
La recarga de cerveza se mantiene pero con menos clientes en la ciudad.

La recarga de cerveza se mantiene pero con menos clientes en la ciudad.

La pandemia generó más puntos de venta para evitar el contacto como cuando estaban los bares abiertos. Es más, muchos de estos locales gastrónomos despachaban cerveza y comida mediante el sistema de delivery.

Gastón Micozzi es e dueño de Z Birra, un local que abrió hace un año, en plena pandemia en la Avenida Olascoaga. No es un local grande, pero tiene una “clientela fiel”, tanto en el consumo al paso de cerveza, como en la recarga.

“Se sintió la baja después de la pandemia, pero te diría que la gente después del 15 o 20 de cada mes opta por recargar cerveza, que es más barato que sentarse en un bar. Además esto es estacional, en invierno baja el consumo”, dijo el propietario a LM Neuquén.

La cuenta es clara: una recarga de un botellón de un litro cuesta unos $600 mientras que una pinta puede valer $400, dependiendo el tipo de cerveza y el bar.

El negocio de la venta a granel de cerveza en la ciudad evolucionó en estos años, con sabores para paladares exigentes y con birras de todas partes del país.

Un servicio, no ganancias

En tanto que los bares más grandes, la recarga de cerveza pasó a ser “un servicio” más que un negocio rentable, tras la pandemia.

“Tenemos nuestros clientes tradicionales que a veces vienen a recargar, pero casi nadie lo hace”, dijo Gastón Della Cha, dueño de Crafter Tres Catorce, quien sostuvo además que se vino una nueva moda de las cerveza en lata, que es o que más se consume.

Explicó que en los bares de la ciudad “ya no está el furor (cuando se abrió todo hace unos meses) de cuando todo el mundo salía pero se mantiene”.

>El verano, la pinta al paso y el gin

La birra es del “team verano”

Los dueños de los locales de recarga y bares coinciden en que el calor es sinónimo de más venta de cerveza. Y las recargas no son la excepción. En invierno el consumo baja pero se suman otro tipo de bebidas.

La competencia del gintonic

Desde la aparición como hábito del gintonic (en la ciudad hay productos propios y bares donde sólo se toma esa bebida con recarga) hay una suerte de competidor con la birra artesanal. En invierno pica en punta el gin.

Lo más leído