La solidaridad llegó al merendero del barrio Almafuerte II

Final de la campaña apoyada por LU5.

NEUQUÉN
El frío intenso convivía con el potente sol del mediodía cuando llegaron todos: autos, camionetas, móviles con periodistas y un carro con la ropa que les ayudaría a sobrellevar el invierno. Eran 50 bolsones de abrigos y calzados seleccionados para ellos y sus familias. Para jugar en la calle, para ir a la escuela, para estar en sus casas, donde el aire gélido se filtra por las rendijas de las maderas o los cartones que hacen de paredes.

Esfuerzo El merendero no tiene personería jurídica, por eso no recibe apoyo gubernamental.

Las donaciones de cientos de neuquinos fueron recolectadas en el Cine Teatro Español la semana pasada y seleccionadas por veteranos de Malvinas e integrantes de Red Solidaria Comahue, junto con otros colaboradores, y apoyada por LU5. Todo fue a parar a La Casita de Don Raúl, un merendero donde toman la leche unos 80 chicos del barrio Almafuerte II.

Ni bien llegaron los autos, decenas de niños se acercaron a la casita decorada con coloridas impresiones de manos infantiles. Le dieron un beso a Gabriela Peralta, la coordinadora del merendero, a la que grandes y chicos conocen como "seño", y observaban con curiosidad los cientos de zapatos que los colaboradores habían dispuesto en un tablón.

Entonces comenzó un revuelo de saludos, sonrisas, zapatillas y camperas que pasaban de mano en mano y chiquitos que contrastaban el calzado nuevo con el viejo, suela contra suela, para comparar el talle. Mientras tanto, Gabriela junto con otras mamás examinaban cada prenda. "Llamen a los demás, los que ya tengan campera que salgan", exclamaba la mujer desde una sala abarrotada por bolsas de ropa.

Según explicó Gustavo Vera, del Centro de Veteranos de Malvinas, "es importante acercarles abrigo a los chicos, sobre todo ahora que viene el frío". El centro colabora de forma constante con el merendero y en otras acciones solidarias, gracias a un fondo que formaron los ex combatientes, quienes destinan el 4 por ciento de la pensión que reciben del Estado para ayudar a los demás.

El referente de Red Solidaria, Alberto Cámpora, destacó la importancia de la ayuda de los funcionarios públicos en este tipo de acciones y sobre las intenciones de cercar el merendero. Para él, ver la sonrisa de los niños al recibir la ropa es un momento alegre pero que refleja una triste realidad: la carencia de muchas familias que sufren el invierno como un flagelo.

COMIENZOS
Los chicos iban a ver la tele

La Casita de Don Raúl fue construida hace seis años por veteranos de Malvinas, quienes se unieron para darle una solución habitacional a un abuelo que vivía debajo de un toldo. La casa contaba con un televisor, por lo que muchos niños del barrio se acercaban a diario a mirar la tele y él los recibía con una merienda. Tras la muerte de Raúl, Gabriela Peralta se hizo cargo del espacio que se sostiene por el aporte de los vecinos.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído