La suerte de Dilma Rousseff entra en la cuenta regresiva

Debaten en el Congreso si le abren el juicio político. Se definirá mañana.

Brasilia.- La Cámara de Diputados de Brasil debate desde ayer la apertura de un juicio que podría terminar destituyendo a la presidenta izquierdista Dilma Rousseff, en uno de los capítulos más dramáticos de la historia democrática del país.

Puertas adentro, los legisladores pronunciaban encendidos discursos, en lo que se anuncia como una maratón de sesiones, mientras las calles de acceso al Congreso eran patrulladas por fuerzas de seguridad que permanecerán custodiando la zona hasta el domingo, día de la votación, cuando se esperan gigantescas movilizaciones.

La jornada comenzó con la presentación de los argumentos de la acusación, que señalan que Rousseff, de 68 años, cometió "crímenes de responsabilidad" al haber maquillado las cuentas públicas y abrir créditos sin la aprobación del Congreso en 2014, el año de su reelección, y a inicios de 2015.
El abogado general del Estado, José Eduardo Cardozo, negó los cargos y denunció una tentativa de "golpe de Estado", levantando indignación entre los opositores y aplausos de los diputados del Partido de los Trabajadores (PT), que gritaban "¡No habrá golpe!".

Apoyo: Miles de seguidores de la presidenta salieron a las calles ayer para manifestar su respaldo.

Cardozo apuntó contra el polémico presidente de la Cámara, Eduardo Cunha, uno de los arquitectos del impeachment, pese a que él mismo está siendo juzgado por la corte suprema por denuncias de que se embolsó millonarias sumas de una red de sobornos de Petrobras.

Ajeno a los ataques contra su figura, Cunha llegó envuelto en un enjambre de cámaras para presidir una sesión que lo tiene como protagonista central.

"Es un proceso histórico, no hay ninguna duda, es un proceso muy grave sobre el que tenemos la responsabilidad", indicó.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído