La tarifa de gas corre al dólar

La pelea por la compensación de la devaluación entre las distribuidoras y las productoras de gas se inició en las sombras en mayo. Desde entonces el Gobierno observó el escenario sin tomar decisiones. El tema central era entonces y se mantiene hasta ahora la diferencia entre la cotización del dólar al momento de establecerse los contratos de provisión de las petroleras a las distribuidoras y la que resultó después de la corrida.

Durante estos meses, las distribuidoras siguieron pagando las facturas a las petroleras como si el dólar se mantuviese algo por encima de los 20 pesos por unidad. La diferencia con la cotización real de la moneda extranjera se fue acumulando en una cuenta que las distribuidoras y las productoras conocían al dedillo.

Mientras se agrandaba la deuda, crecía la incertidumbre entre el empresariado del sector sobre cómo se saldaría la pelea. En principio, se deslizó desde los dos bandos empresariales que quedaron enfrentados que todos cederían algo, en línea con la proclama gubernamental respecto de la distribución del costo de la crisis que golpea al país desde el segundo trimestre de este año.

El Gobierno postergó la definición sobre la deuda acumulada por las distribuidoras con las productoras hasta la semana pasada. No había margen para seguir dilatando la decisión, pues ya empezaron a correr las tarifas indexadas según lo previsto en el plan oficial. Con la espada de Damócles sobre la cabeza, el Gobierno salió a comunicar que el desfase en la cadena de pagos del gas debería ser costeado por los usuarios. Se estableció que los consumidores paguen 24 cuotas, de unos 100 pesos en promedio, para compensar a las empresas.

En mayo se empezó a gestar una pelea entre distribuidoras y productoras. El Gobierno la saldó con una suba de tarifa.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído