La UNCo se mete en la cárcel con un taller de payasos

Las presas de la Unidad 16 asisten a clases en las que aprenden los secretos del arte de hacer reír.

Alejandro Olivera

olivera@lmneuquen.com.ar

Neuquén. “Es muy lindo ver que en lugares que se suponen oscuros haya tanta luz en la mirada de las chicas”, sentenció Claudia Sabattoli, artista neuquina que está al frente de los talleres de payasos que lanzó la Universidad Nacional del Comahue (UNCo) en la Unidad Nº 16 de mujeres, en conjunto con la Subsecretaría de la Mujer de la Provincia.

La iniciativa surgió de la Secretaría de Extensión, encabezada por Marcela Debener, que organiza actividades comunitarias en los sectores vulnerables de la sociedad. La propuesta se desarrollará sólo durante el verano, ya que es el único momento en el que no hay actividades programadas.

“Las mujeres estaban muy solas, por lo que en un primer momento pensamos en un taller de movimiento, pero al final nos pareció interesante llevar un poco de lo humorístico del payaso a un lugar donde se supone que no hay mucha alegría”, explicó Sabattoli.

La artista aseguró que durante la primera clase se sorprendió con lo que se encontró. “Las miradas dicen un montón de cosas que son muy lindas e inesperadas, porque una desde el prejuicio piensa que en la cárcel sólo hay tristeza. Todas las personas tenemos nuestro lado oscuro y de la luz, no somos una sola cosa totalitaria”, reflexionó.

Sabattoli ya tenía experiencia en lugares de encierro: trabajó en el hospital neuropsiquiátrico Braulio Aurelio Moyano, de Buenos Aires. En diálogo con LM Neuquén destacó que fue más fácil abordar a las internas de la U16, ya que estaban dispuestas a hablar y a entablar un vínculo con la profesora.

La artista resaltó que, si bien no son mujeres que hayan decidido hacer la actividad por motivación propia, aprovecharon el espacio. “Hay pequeños momentos de brillo y las caras se les transforman. Algunas mujeres que en la primera charla estaban tímidas luego sacan una mujer súper histriónica de adentro. Todo eso forma parte de las personas”, contó.

Sabattoli adelantó que en la próxima clase comenzará a usar las narices con sus estudiantes, con el objetivo de que se puedan ir acostumbrando al traje para posteriormente hacer una presentación. “Tenemos ganas de terminar con una muestra. La idea es que puedan invitar a sus familias el día de la visita y allí puedan mostrarles algo”, concluyó la artista.

La UNCo realiza tareas sociales con la organización de la Secretaría de Extensión Universitaria.

El conflicto con las carceleras

A pesar de los momentos bellos que vivieron en su clase, la cotidianeidad de las internas de las U16 es conflictiva, deslizó Claudia Sabattoli. “Aproveché que íbamos con la gente de la Subsecretaría de la Mujer para charlar algunas cuestiones y problemas que ellas tienen. No es que está todo divino, es bastante más duro de lo que parece”.

Las presas expresan que la relación con las carceleras es complicada. “Son como dos bandos distintos”, explicó Sabattoli.

Hizo hincapié en que esas tensiones que viven frecuentemente socavan el estado anímico de las mujeres, por lo que consideró que el taller puede ayudarlas a convertir esos sentimientos negativos en positivos.

“La clase pasada, a la más grande –le dicen “abuela”-, le costaba y empezó a contar que tuvo un mal día. Yo le dije que no se olvide ni anule ese sentimiento, sino que tratara de ir a fondo con eso y que quizá se convierta en otra cosa a través del arte”, sostuvo.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario



Lo Más Leído