Las calles de Salud Pública homenajean a Pablo Neruda

Varias llevan por nombre versos del poema "Alturas de Machu Picchu" del escritor chileno.

Pablo Montanaro
montanarop@lmneuquen.com.ar


Neuquén.- "Voy a Estrella Construida al 2400", le apuntó un joven que iba a visitar a su madre al taxista que por el espejito retrovisor preguntó con una mezcla de molestia y desprecio: "¿Es en ese barrio que las calles tienen nombres raros?". Lo que no sabía el chofer del coche amarillo es que esos nombres fueron elegidos por la madre de su ocasional pasajero. Esos "nombres raros" fueron propuestos por la arquitecta y artista plástica Liliana Montes Lefort en homenaje al poeta chileno Pablo Neruda. Y no se trata de nombres, sino de frases tomadas de una de las doce partes que componen el poema "Alturas de Machu Picchu", incluido en el libro Canto general que el premio nobel de literatura publicó en 1950.

En su casa de la calle Estrella Construida (frase del poema nerudiano), Montes Lefort se entusiasma al recordar cómo llegó junto a su marido a ese barrio que surgió a partir de la formación de una cooperativa de viviendas y consumo formada por un grupo de trabajadores solidarios, entre los que se encontraban los que pertenecían a los sistemas de salud nacional y provincial. "Habrá sido a comienzos de la década del 70, se accedía a tierras con facilidad a muy bajo precio. Había empleados, ordenanzas, médicos de salud pública. La cooperativa llegó a tener tres locales", señala a LM Neuquén.

Ocurrido el golpe de Estado de 1976, Liliana, su marido y sus tres hijos partieron rumbo al exilio -vivieron en lugares tan disímiles como Argelia y México- y luego decidieron volver al país tras la recuperación democrática en 1983.

Origen: El barrio Salud Pública nació en la década del 70 por el trabajo de una cooperativa.

Por esa época las calles se identificaban con letras y números, por eso los vecinos plantearon la necesidad de colocarles nombres a través de la votación de dos propuestas. "Creo que fue a mediados o fines de los años 80 que se presentaron dos propuestas. Una para poner a las calles nombres de pájaros y otra con frases del poema "Alturas de Machu Picchu de Neruda". La de los pájaros era más común, en tanto, la de las frases era más novedosa". Ganó la propuesta novedosa, la que había presentado Montes Lefort. A pesar de haber sido votada por la mayoría, la propuesta según expresó Lefort recibió numerosas críticas. "La Municipalidad no acordaba con poner esos nombres a las calles acaso porque Neruda fue un escritor chileno y comunista. La Municipalidad dio bastantes vueltas para colocar los carteles en las calles".

De esta manera, las calles del barrio fueron nombradas con los versos del poema de Neruda: Ramos de Espejo, Vendaval Sostenido, Catarata de Turquesa, Cordillera Esencial, Cuerda del Cielo, De los Sueños Perdidos, Estrella Construida, Luna de Cuarzo, Árbol de Catedrales, Cabellera del Frío y Volcán de Manos.

Además de ser una lectora apasionada de Neruda, también escribe poesía y pinta. Lefort explicó que eligió ese poema porque hay una similitud entre "la construcción apinada en la parte alta de la ciudad y el Machu Picchu. Fundamentalmente quería que las calles dijeran en dos palabras mucho más, como si se tratara de una metáfora, por ejemplo Volcán de Manos, Cataratas de Turquesa".
Incluso Liliana tuvo que ser muy respetuosa con el personal de Catastro del Municipio cuando le decían que los nombres que habían elegido para las calles eran "demasiado largos" para colocar en los carteles y en las boletas de cobro. "Con mucho respeto les pregunté: 'Los nombres, grados o títulos de personas no son largos?'".

Parada en la esquina de las calles Estrella Construida y De los Sueños Perdidos, Liliana recuerda con emoción aquella mañana en que salió de su casa y pudo vislumbrar los carteles asomando por la parte de atrás de un camión del municipio. Su recuerdo la lleva a aquel tiempo en el exilio en Argelia, donde se compró el libro de Neruda en una edición bilingüe francés- español, y se alegra de que ahora al barrio se lo identifica justamente por la rareza de los nombres de sus calles.

La visión nerudiana

Pablo Neruda había visitado Machu Picchu en octubre de 1943. Sin embargo, escribió el poema "Alturas de Machu Picchu" un año después. Recién en 1950 se publicó. El largo poema está dedicado a las ruinas incaicas que le dan el nombre y al drama humano de los que construyeron aquella fortaleza, pero también se dirige a todos los pueblos indígenas.

La obra está compuesta por doce poemas que plantean, desde distintos puntos de vista, la posición y situación de la ciudad.

Los estudiosos de la obra nerudiana señalaron que la fantasía poética del escritor chileno se despliega incansablemente en la búsqueda de un profundo vínculo espiritual y la continuidad viviente que vincula al hombre con la naturaleza.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído