Las enfermedades bucales en el perro

Hay que tener cuidado con los dientes, el sarro y las encías, donde se suelen alojar varias bacterias.

Existen una multitud de lesiones que pueden afectar la salud bucal de un can. Una de ellas es el crecimiento de los dientes definitivos sin que hayan desaparecido aún los temporales. Ocurre que la dentadura definitiva terminará por presentar malformaciones y, lo que es peor, en ocasiones hay dientes que no llegarán a crecer del todo si no se eliminaron a tiempo los de leche. Las consecuencias son problemas en la aprehensión del alimento y la masticación, salivación excesiva y lesiones en los labios, los carrillos, el paladar o la lengua, inducidos por la presión y el roce de los dientes.

En la enfermedad periodontal, el síntoma presente en nuestro perro que nos hace alarmarnos es la halitosis o mal aliento, aunque esto suele ocurrir cuando ya existe un cúmulo importante de sarro en los dientes de nuestra mascota. Por eso, debemos fijarnos en la cantidad de sarro depositado sobre los dientes, de color amarillo o amarronado, y la presencia de gingivitis como una línea roja engrosada en la encía situada justo en la base del diente.

En la fase final de esta enfermedad observaremos la pérdida de piezas dentales, secreción purulenta si hay infección y dolor a la palpación de la boca. El perro dejará de comer (anorexia), mostrará apatía e incluso vómitos. Si este caso se agrava, puede generar gingivitis (inflamación de las encías) y la pérdida de la unión del diente con los tejidos circundantes se hace muy evidente. Esta situación favorece la aparición de estomatitis, que consiste en la inflamación de la mucosa oral y la aparición de erosiones y úlceras.

La más grave es la endocarditis bacteriana: las bacterias localizadas en la boca viajan por vía sanguínea y se depositan sobre las válvulas cardíacas, provocando una insuficiencia cardíaca grave y posible muerte del animal en poco tiempo.

La más grave: la endocarditis bacteriana inicia en la boca y termina en las válvulas cardíacas.

La limpieza, semanalmente. Por Sergio Gómez (veterinario)

El cuidado de los dientes en los animales es muy importante. Es recomendable realizarlo semanalmente y lo único que se necesita es un cepillo de dientes y agua oxigenada. Sin embargo, como ocurre en las personas, es imposible que no se forme sarro, producto de la combinación de placa bacteriana y los minerales de la saliva y del alimento, y la única manera de removerlo es a través de la limpieza de los dientes. De no hacerla, se puede desarrollar la enfermedad periodontal, que progresa y tiene algunas consecuencias irreversibles. El primer signo, y el más advertido por los propietarios de la mascota, es el mal aliento. Los animales también desarrollan gingivitis, dolor al morder, movimiento e incluso pérdida de piezas dentales. Se puede infectar la raíz del diente, lo cual puede llevar a una bichera. Es por esto que es importante que lleves a tu perro al veterinario para que le realice una limpieza de dientes anual.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído