Las mujeres tienen que prestarle más atención al corazón

Siempre el centro de preocupación estuvo en la salud ginecológica, pero la cardiológica es igual de importante.

Los datos son contundentes: una de cada tres mujeres fallece a causa de una enfermedad cardiovascular, según cifras del Ministerio de Salud de la Nación. La mortalidad en el sexo femenino es mayor a largo plazo en este tipo de afecciones, debido a las desigualdades de género en el diagnóstico y en el tratamiento.

Las mujeres les prestan más atención a los controles ginecológicos y dejan de lado los cardiológicos. Incorporaron desde hace tiempo el hábito de hacerse un control mamográfico o un papanicolao anual, pero todavía no realizan la consulta y revisión del corazón con frecuencia. El 28 de mayo se conmemora el Día Internacional de Acción por la Salud de la Mujer, lo que recuerda la importancia de cuidar el corazón también.

Las mujeres sufren infartos un promedio de 10 años después que el hombre, más en forma crónica que aguda, y luego de los 65 años tienen una mortalidad 15 veces mayor. Además, el impacto del estrés también es superior en las mujeres.

“No es habitual que las mujeres concurran al cardiólogo a realizar una consulta preventiva. Por lo general, llegan al consultorio cuando acompañan al marido y antes de irse preguntan sobre ellas o nos piden que les tomemos la presión arterial, con el argumento de que hace mucho que no se la miden”, expresó Jorge Tartaglione, presidente de la Fundación Cardiológica Argentina (M.N. 67502).

Esa percepción no se encuentra solo del lado de los pacientes, sino de los propios profesionales que por décadas estudiaron que los problemas del corazón eran mucho más frecuentes entre los varones. En la actualidad se comprobó que no es así, e incluso en las mujeres es más grave.

“Ha sido nuestra responsabilidad como cardiólogos haber subestimado la enfermedad cardíaca en las mujeres. Todavía hoy persiste este sesgo de género”, reconoció Tartaglione. El experto especificó que en la Argentina se realizó una investigación en la que se evaluaron las decisiones terapéuticas que los médicos adoptan en unidades de cuidados intensivos del país y se concluyó que cuando ambos sexos llegan a un hospital con un infarto no siempre reciben la misma atención. Parte de la conclusión se basa en las siguientes pruebas: a ellas se les suelen hacer menos cateterismos, se les colocan menos stents y se les realizan menos cirugías de bypass.

Ahora, ¿cuáles son las mujeres que deben estar más alertas al corazón? Las que tengan antecedentes familiares, las que durante el embarazo hayan tenido presión arterial o glucemia elevada, y las que padecen sobrepeso excesivo.

No obstante, es importante que todas se hagan un chequeo cardíaco cada tanto y sepan sus valores de colesterol, triglicéridos, glucemia y presión arterial.

En la calle hay más vulnerabilidad

Las mujeres que tienen un paro cardíaco fuera del ámbito hospitalario tienen menos probabilidades de recibir resucitación de los transeúntes, según nuevas investigaciones publicadas en European Heart Journal. Es porque las personas no advierten que están sufriendo un infarto.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Deja tu comentario


Lo Más Leído