Las naftas y el tobogán de la suba con caída

Mientras en los surtidores se registran nuevos aumentos, en enero el sector sobrellevó una merma de ventas del 3,58%.

POR CRISTIAN NAVAZO - Especial

Esta semana se produjo un nuevo aumento de los combustibles y el escenario hace prever que las pizarras serán remarcadas con frecuencia. La suba del dólar y el proceso inflacionario que atraviesa la economía argentina seguirán presionando sobre los surtidores.

Los sucesivos aumentos ya provocan una caída en las ventas que se es más notoria en los productos más caros, los premium.

Según cifras de la Confederación de Entidades del Comercio de Hidrocarburos (CECHA), entidad que representa a los empresarios del sector de las estaciones de servicio del país, en enero se produjo una caída interanual del 3,58%.

Además se registró un fuerte cambio en el comportamiento de los consumidores. La demanda de nafta súper creció 4,25%, lo cual no alcanzó a compensar la busca caída de las premium, del orden de 26%.

Enero fue el quinto mes consecutivo que tuvo bajas superiores a 20% en la venta de naftas con mayor octanaje, un signo inconfundible de la magnitud de la recesión económica, que combinada con la liberación de precios de los combustibles y la brusca devaluación hacen que los precios se incrementen mes a mes.

Fuentes del sector de la refinación sostienen que, pese a los aumentos , los precios en los surtidores seguirían retrasados: no habrían absorbido todo el aumento del tipo de cambio.

El impacto se hace sentir en toda la cadena de costos, y se traslada a otros sectores, como el rubro alimenticio a partir del transporte que se encarece.

MAS-E-pieza-p11.jpg

Según fuentes del sector de la refinación, aún con las subas de entre el 4,5% y 5% que se produjeron esta semana, los precios en los surtidores seguirían retrasados en un porcentaje similar ya que no han absorbido toda la variación del tipo de cambio del último mes y la inflación. Con lo cual, es de esperarse más aumentos del mes próximo.

Además, la cotización del barril de petróleo, que se establece en moneda estadounidense y que incide en el 80% del costo de elaboración de los combustibles.

El crudo no ha parado su senda alcista en el año, desde los 62 dólares de enero a los casi 70 que orilló ayer. Por otra parte, el régimen impositivo también presiona en los surtidores: los productos pagan tributo a las emisiones de dióxido de carbono y el Impuesto a la Transferencias de los Combustibles (ITC) se aplica como un gravamen fijo que se actualiza por el IPC.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario