Los neuquinos aún eligen las primeras marcas en las góndolas, mientras que en las localidades frutihortícolas de Río Negro, que atraviesan un mal momento por la caída de las exportaciones y la producción, hubo un fuerte traslado a los productos de segunda línea. El dato lo aportó una alta fuente del sector supermercadista local.

Te puede interesar...

Neuquén es uno de los pilares de las grandes cadenas. Si bien los almacenes de barrio cambiaron sus estrategias de comercialización y administración para poder competirles, la provincia se convirtió en un refugio para los súper. Esto es gracias a que la compra de mercadería a gran escala es parte de los hábitos de consumo de los neuquinos.

Entre estos hábitos en la provincia, los consumidores siguen eligiendo las primeras marcas, sin que la crisis haya hecho mella en esa cuestión.

Fuentes del sector consultadas por LM Neuquén aseguraron que la elección sin dudas de las primeras marcas se da principalmente en las localidades petroleras, donde pagan salarios mucho más altos que el promedio del resto de las actividades económicas.

Como contrapartida, las ciudades que tienen una economía basada en la fruticultura tuvieron un éxodo hacia los artículos de segunda línea. Es el resultado del mal momento que viven los productores, quienes en los últimos años han registrado una caída de las exportaciones y de la producción, lo que ha derivado en recortes salariales, despidos y cierre de empresas.

De cualquier manera, desde los supermercados aseguraron que están lejos de llegar al nivel del 2002, cuando el grueso de los clientes se inclinó por las marcas más económicas, producto de la crisis política y económica que estalló el año anterior. Para mantener los volúmenes de consumo, han adoptado distintas estrategias que les dan más aire a los bolsillos de los neuquinos, como las promociones con descuentos en la segunda unidad o las ofertas por tiempo limitado en artículos específicos, y que permiten que los números sigan siendo favorables.

Los súper apuestan todo a sus marcas

La gran apuesta de los supermercados son las marcas propias, que compiten directamente con los productos de los programas Precios Cuidados y Precios Esenciales, y propician que las ventas se mantengan a flote.

Muchas veces sucede que la producción de algunos artículos baja considerablemente, momento en el que las grandes cadenas aprovechan para ocupar el vacío. En la coyuntura nacional, se puede ver esto con los lácteos, que tienen poca competencia en las góndolas.

“La realidad es que Mastellone salió beneficiado con el achique de Sancor, que no está mandando casi nada, e Ilolay todavía se mantiene en carrera. Los supermercados están compitiendo con sus marcas propias, que están rindiendo muy bien”, aseguró una fuente del rubro a este diario.

Además, ante la constante suba de los precios de los productos de las primeras marcas, se posicionan como una opción para cuidar el bolsillo y los neuquinos hacen uso de esta alternativa para hacer rendir el salario.

Algunos súper optan por ir a la competencia contra los precios más bajos, mientras cotizan los artículos con sus marcas en un promedio de la competencia.

LEÉ MÁS

En Neuquén, la desocupación bajó y es del 3,5%

La venta de autos repunta con el plan Junio 0 km

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído