Las pymes quieren jugar pero no las dejan tanto

Las inversiones en gas y petróleo y el impacto en la provincia. La Mesa de Vaca Muerta puede ser el escenario para resolver cómo se derraman miles de millones de pesos en las empresas neuquinas que buscan entrar el negocio.

POR FERNANDO CASTRO / fcastro@lmneuquen.com.ar

a Mesa de Vaca Muerta y el diálogo entre sectores del gobierno neuquino y las petroleras está signado, también, por la puja de la distribución de los recursos. Hay un incipiente empresariado local que quiere una tajada más grande de los miles de millones de pesos que las operadoras traen a la provincia. Muchos la tienen difícil: son prestadores de servicios de baja escala, que dan sus primeros pasos en la industria Se sabe: la toma de riesgos puede ser muy costosa en la industria. Pero también está esa otra faceta que intranquiliza en algunos despachos oficiales: la falta de oportunidades y el bajo cumplimiento del tan mentado compre neuquino, una ley que prioriza contrataciones locales en los rubros donde esos servicios se brinden.

Miles de millones

Los datos oficiales dan indicios de la puja que mueve una porción muy significativa de la economía neuquina. Como parámetro, vale decir que según la Dirección Provincial de Rentas, sólo en un mes de 2017, el conjunto de las operadoras había alcanzado una facturación mensual de $5074 millones. En el mismo mes, el rubro perforación había facturado $608 millones. En tanto que el conjunto de las empresas neuquinas, luego de llegar los $1800 millones, había descendido a unos $1441 millones. Había una curva de retracción en la participación del sector que fue una suerte de alarma en el Gobierno.

Bajo la ley

La ley de compre neuquino es más bien una suerte de meta de ambiguo cumplimiento. Hay, de acuerdo con quien se escuche, varios factores para que esto suceda. ¿Qué establece? Ni más ni menos que la obligación de que el 60% de las contrataciones en cada rubro requerido por una petrolera quede en manos de una empresa local certificada por el Centro Pyme, un organismo dependiente del Ministerio de Producción e Industria. El texto define qué es una empresa neuquina y cómo debe integrarse para ser considerada como tal. También les da una ventaja comparativa respecto de sus competidoras de otras provincias: aun ofreciendo un servicio más caro (con un tope del 7%), tendrán preferencia en las contrataciones. Una vez beneficiadas por la preferencia, deben adecuarse, ofreciendo el mismo servicio, a la mejor oferta oficializada en una compulsa o convocatoria.

El Parque Industrial

Qué dicen

En el Gobierno aceptan que hay empresas locales que tienen que hacer los deberes para poder brindar sus servicios. Pero tiran la bronca por los que sí pueden competir, pero suelen ser relegados.

“Nadie está hablando de llevar gente en ojotas a los yacimientos. Las grandes empresas tienen la seguridad jurídica que reclaman en la provincia. En ocasiones, no hay un convencimiento para hacer jugar a otros actores locales. Es un paso que podemos transitar todos los que queremos que el sector siga creciendo”, opinó uno de los consultados, el ministro de Industria y Producción, Facundo López Raggi, ante una pregunta de +e.

“Se habla mucho de optimizar los costos en los yacimientos. Es clave integrar las pymes locales. Pueden ser actores clave en la cadena de valor de la industria. Y muchos demuestran todos los días que es así”, afirmó.

Operadoras: la vara alta para contratar

Las operadoras consultadas, fieles a su costumbre, coincidieron muy por lo bajo en la necesidad de seguir afianzando el proceso de creación de pymes locales en el sector. Algunos recordaron “presiones sindicales” recibidas en otras épocas para beneficiar empresas, algo que no sería ahora tan habitual como en otros tiempos. De todos modos, otros actores de la industria afirman que “no siempre es fácil encontrar buenos prestadores” en algunos servicios.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído