Las tres razones de un escrutinio escandaloso

Dudas de las autoridades y la Junta, y la postura del PRO.

Una semana después de ir a votar, los cipoleños no tienen certezas sobre quién será su próximo intendente. En una elección muy reñida, según el escrutinio provisorio, ganó Claudio Di Tella, de Juntos. Sin embargo, el actual mandatario, Aníbal Tortoriello (PRO), no reconoció la derrota, aseguró que según sus registros él es el ganador y lanzó una catarata de denuncias que pusieron en duda la legalidad de los comicios. En la mayoría de los casos, las acusaciones solo las efectuó en medios de comunicación y redes sociales. Una semana bochornosa con tres causas claras: la falta de capacitación a las autoridades de mesa, el rol de la Junta Electoral y la postura del PRO.

Errores en las mesas

La polémica electoral se debió, casi exclusivamente, a los múltiples errores en la información del recuento que las autoridades de mesa deben proporcionar a la Junta Electoral para los dos escrutinios, el provisorio y el definitivo.

Te puede interesar...

A medida que avanzó el recuento definitivo quedó de manifiesto que no hubo problemas graves en los conteos en las aulas. Sí, fallas al trasladar la información a los telegramas y en cuestones de forma: sellado de urnas y presentación de certificados en los sobres anexos.

Según se constató 137 de las 191 mesas presentaban irregularidades, lo que evidencia que más allá de la buena voluntad, la capacitación fue insuficiente. En la mayoría de los casos eran errores fácilmente detectables que no comprometían el conteo. En muchas actas se registaron 350 votantes, cuando esa cifra correspondía al padrón de la mesa. Otros presidentes de mesa igualaron los votos a intendente y contralor a partidos que no postularon candidato para la Contraloría.

La Junta

La suspensión del escrutinio prvisorio por esos errores encendió la mecha. Los partidos opositores reconocían a Di Tella como el ganador, pero la Junta Electoral no hizo pública la información. Allí, se disparó la segunda causa de conflicto: la postura de la Junta. Con mayoría del PRO, el tribunal electoral avaló el pedido de abrir todas las urnas efectuado por Tortoriello sin mesas impugnadas de por medio. Luego dieron marcha atrás.

En el inicio del escrutinio definitivo habilitó el recuento voto por voto de la mesa 2 y descartó abrirlas todas. Se redujo la medida, extrema y para muchos apoderados ilegal, a casos de urnas con diferencias entre votantes. La bronca en la última jornada pasó a ser del PRO, que les recimientó a los jueces que no impugnaran mesas.

El PRO, obstinado

“Nuestros datos nos dan que hemos ganado por 42 votos, pero quiero que se abran las urnas y se cuenten los votos”. Con esa frase, el domingo a la noche, Tortoriello fijó la postura que mantuvo toda la semana, especialmente en torno al reclamo para contar voto por voto. El oficialismo insistió en ese reclamo en público, con comunicados y posteos en redes, y en el escrutinio. Y con esa intención, pidió abrir una urna porque había perdido por mucha diferencia.

En el escrutinio y las redes el PRO arrojó un manto de dudas. El recuento oficial fue confirmando, una a una, las actas que los fiscales del oficialismo habían convalidado en las escuelas. Aún hay mesas por escrutar, pero la teoría de una elección fraudulenta o con fallas graves fue descartada por la Junta.

“Una total impericia en la organización”

Luis Bardeggia, quien compitió por la intendencia por el FpV, dijo que es lamentable que a una semana de las elecciones aún no se conozcan los resultados. “El domingo pasadas las 23, nosotros ya teníamos los resultados de nuestro centro de cómputos. Los números son muy parecidos a los que maneja Juntos”, contó Bardeggia en diálogo con LM Cipolletti.

Agregó que pudieron trabajar muy bien junto con los fiscales y lograron obtener números esa misma noche. “Este recuento es reglamentario, hay que hacerlo, pero no en estas condiciones. Nunca vimos en la ciudad un escrutinio con vallado policial, me parece que hubo una total impericia en la organización de los comicios municipales. Hay mucha desorganización y desconocimiento, y ahora estamos viendo los resultados. La organización corrió por cuenta del Municipio, por lo que está todo más o menos claro (las responsabilidades)”, indicó el ex diputado nacional.

Dijo que ahora debería comenzar un proceso de transición del gobierno local de manera ordenada entre las autoridades salientes y sus sucesores.

“Los cipoleños optaron por otro candidato y no por la continuidad de Tortoriello. Creo que a la gestión le faltó contundencia, atender problemas sociales, barriales, culturales, deportivos, de urbanización y regularización. No creo que su cercanía al presidente Macri haya incidido”, opinó Bardeggia.

LEÉ MÁS

Voto a voto en Cipo: el escrutinio llegó al 75% y se define mañana

Tienen entre 8 y 14 años y ya hicieron sus propios robots

Caminando con raqueta y pala en mano para garantizar el servicio de energía

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído