Le perdieron la silla de ruedas y quedó en el piso

Un nene argentino vivió una pesadilla en el aeropuerto de Londres.

Londres

La odisea de una familia argentina con su hijo que tiene una enfermedad incurable en el aeropuerto de Londres conmovió al mundo. Personal de la terminal perdió la silla de ruedas del chico, quien permaneció durante bastante tiempo acostado en el piso.

Nahuel Matías Santucho, de 15 años, tiene una enfermedad que afecta a su cerebro y la médula espinal. El chico viajaba junto con su familia desde Varsovia, Polonia –él vivió los últimos dos años en la Fundación Gajusz–, a Buenos Aires cuando al llegar a la terminal de Heathrow para hacer la conexión con otro avión comenzó su pesadilla. Tenían 90 minutos para ir de la terminal 3 a la 5, pero un problema en una de las rampas y la desinteligencia con la silla de ruedas demoraron su desembarco.

La familia temía perder el avión (cosa que después finalmente sucedió) y no tenían ninguna respuesta de las autoridades del aeropuerto. Según relató Andrea López, la madre del joven, después de esperar un rato le trajeron una silla que no era la de él, “era más chica e incómoda”, afirmó. Es que, debido a la enfermedad de Nahuel, el adolescente no puede pasar mucho tiempo sentado, y menos en una silla tan incómoda para sus posibilidades.

El tiempo pasaba y la preocupación de la familia por la salud de Nahuel crecía. Junto a ellos viajaba un asistente médico para controlar los signos vitales del chico, que además usa respirador mecánico. “Después de varias horas, Nahuel empezó a gemir y mostrar señales evidentes de cansancio y malestar”, contó la madre. Junto al médico que lo acompañaba, decidieron colocarlo temporalmente en el suelo, a la espera de la ambulancia que le prometieron.

Una empleada de British Airways se hizo presente en el hall y les prometió que los alojarían en un hotel por las molestias causadas, hasta esperar el próximo vuelo que los llevara a destino, y después de promesas de sillas, ambulancias y todo tipo de ayuda que nunca llegó. Después de una larga discusión con las autoridades del aeropuerto enviaron una camilla de paramédicos y trasladaron a Nahuel hasta el hotel, donde se alojaron para reprogramar el vuelo.

Luego de lo ocurrido, la Fundación Gajusz anunció que iniciará acciones legales contra el aeropuerto londinense en nombre de los padres del pequeño Nahuel. Mientras que, por otro lado, las autoridades del aeropuerto aseguraron que están investigando el incidente.

“Después de varias horas, Nahuel empezó a gemir y mostrar señales evidentes de cansancio y malestar. Estábamos muy preocupados y nos decían que no sabían nada”. Andrea López, mamá del chico argentino que viajaba con él.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído