"Le vi la cara al que me disparó a la cabeza"

El chef argentino que se escapó del ataque del EI contó detalles de la tragedia de Bangladesh.

BANGLADESH

“Desde la cocina vi que había movimientos y cuando comenzaron a atacar pude escapar a la terraza”. Por momentos la voz de Diego Rossini se quiebra. A los 41 años, este chef argentino fue uno de los que pudo salvarse del atentado del Estado Islámico en el restaurante español Holey Artisan Bakery, de Daca, Bangladesh, que terminó de manera trágica.

“Están tirando tiros. Por favor, llamen a la Policía. Me he escondido en la terraza”, describió Rossini en un foro de una red social, y un par de horas después confirmó por Facebook que estaba vivo.

2 Los argentinos que trabajan en el lugar. Gastón Palacios, el otro, justo estaba en el país.

Ayer, en declaraciones televisivas, Rossini explicó cómo vivió los hechos y contó que sólo tiene un golpe por haber saltado a un edificio colindante. “Iban y venían corriendo, buscando gente para matar. Me pasó una bala cerca de la cabeza y pude verlo a la cara al que me disparó, pero no sé cuántos eran. Un italiano que estaba conmigo dijo que eran entre cuatro y seis”.

Rossini explicó que cuando vieron entrar a los extremistas, un grupo se dirigió a la terraza y pusieron un armario trabando la puerta. “Levanté la mano para que me vieran: primero me llevaron a un cuarto y luego me sacaron a un edificio que está al lado del restaurante”, detalló. “Es muy duro vivir así, estoy cansado de lo que pasa acá, tengo ganas de volver a la Argentina o a España”.

Asesinaron a los 20 rehenes

El grupo de yihadistas que atacó el restaurante en la capital de Bangladesh asesinó a 20 rehenes, entre ellos nueve italianos y un estadounidense, antes de que el Ejército irrumpiera en el lugar y matara a los atacantes tras un cerco de 12 horas. Un total de 28 personas murieron en el ataque en Daca, incluyendo a seis terroristas y a dos policías fallecidos en el asalto inicial, que fue reivindicado tanto por EI como por la rama de Al Qaeda en el subcontinente indio. Los hechos comenzaron al atardecer del viernes cuando siete jóvenes provistos de granadas, pistolas, rifles y machetes ingresaron al restaurante, ubicado en la zona donde están las sedes diplomáticas. Una vez en el lugar, ordenaron a todos los bangladesíes identificarse antes de comenzar a matar a los que eran extranjeros o a los que no sabían recitar el Corán.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído