El clima en Neuquén

icon
Temp
61% Hum
La Mañana incendios

Llovió, pero no en el lugar más caliente de los incendios

Las precipitaciones aliviaron el trabajo de los brigadistas. El fuego en Quillén está controlado, pero no apagado.

Llovió y nevó en casi todos lados, menos donde más se necesitaba el agua. El frente frío que avanza desde el océano Pacífico trajo alivio en la cordillera, especialmente a quienes siguen trabajando para combatir los incendios. Sin embargo, las zonas más calientes, donde hace pocas semanas quedaron devastadas por el fuego, el agua casi no llegó. Por eso en la zona de las araucarias, se mantienen las brasas y el rescoldo, bajo la atenta mirada de los brigadistas.

“El incendio está controlado, pero no está apagado”, aclaró John Cuiñas, responsable del Plan Provincial de Manejo del Fuego.

Te puede interesar...

Dijo el especialista que la lluvia a trajo mucho alivio a la región ya que apagó muchos focos y enfrió el terreno, pero en el Lote 39, lugar donde las llamas arrasaron con miles de hectáreas de bosques, fue poco lo que recibió de humedad.

“La zona de los implantados y los ñires se apagó, pero el sector de las araucarias sigue muy caliente”, indicó Cuiñas.

Explicó que este tipo de plantas son muy combustibles y que además mantienen el calor durante un tiempo muy prolongado. “Si vos tirás un clavo (sector ubicado entre el tronco y la rama de la araucaria) en una estufa, al otro día seguirá ardiendo. Por eso se nos complica tanto”, lamentó.

AQuillén-Brigadista-fotos-incendios-Aluminé-(4).png

En la actualidad entre 15 y 20 personas siguen recorriendo las zonas calientes tratando de terminar de apagar las brasas, ante el inminente regreso del calor y las altas temperaturas. Los brigadistas pertenecen a Corfone, Parque Nacional Lanín y la brigada de Aluminé, del Plan Provincial de Manejo del Fuego.

“Estamos muy cansados, pero no queremos aflojar”, indicó Cuiñas, quien aseguró que todos los días se realizan monitoreos para controlar la situación.

Si bien la sequía fue un factor determinante para los incendios de este verano, el funcionario dijo que también tienen que colaborar la gente que circula por los bosques cordilleranos.

“A veces no es necesario prohibir, sino que los turistas tomen conciencia del peligro que hay cuando se enciende un fuego en lugares no habilitados”, reflexionó.

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario