El clima en Neuquén

icon
25° Temp
23% Hum
LMNeuquen cerezas

Loros le comen la cosecha de cerezas y usa música para espantarlos

Daniel Segundo cultiva media hectárea en Centenario y pierde el 45% de su producción por el ataque de los pájaros.

Daniel Segundo ya está cansado de combatir a los pájaros. Desde que se incrementó la población de una especie exótica de cotorras, escucha el ruido ensordecer de sus trinos desde los pinos de la chacra de al lado y teme por la suerte de su producción de cerezas. Estima que la voracidad de las aves lo lleva a perder el 45% de su producción.

Daniel tiene una chacra frente al barrio 11 de octubre de Centenario, sobre la ex ruta 234. En media hectárea, tiene un total de 700 plantas de cerezas, un tamaño de producción que no le permite invertir en tecnología sofisticada para combatir la acción dañina de los pájaros, como son las mallas protectoras.

Te puede interesar...

"Las mallas son muy onerosas porque hay que montar una estructura muy grande", explicó. Sin esa chance, Daniel se la rebusca a puro empuje para evitar que palomas, cotorras y loros se coman su frutas. A partir de una investigación propia, pensó algunas estrategias para reducir el daño que le hacen a las plantas.

"Lo que hago es reproducir sonidos de aves rapaces para espantarlos, y también uso unas cintas que reflejan el sol y las espanta con el brillo", dijo sobre un sistema que imitan a los CDS que colocan algunas personas para evitar que las palomas aniden en los balcones.

Daniel aclaró que la población de cotorras es exótica y no autóctona. Si bien considera que son parte de la fauna silvestre, busca que el Estado autorice a los productores y los apoye a reducir la cantidad de nidos para evitar que el número de ejemplares crezca de forma tan veloz.

Loros le comen la cosecha de cerezas y usa música para espantarlos

Según explicó, los pájaros son muy dañinos porque no comen la cereza entera sino que pican cada una de las frutas y las deja marcadas, por lo que ya no se pueden cosechar para la venta. También atacan la fruta cuando empieza a colorearse y, con sus aleteos, tiran parte de las cerezas al suelo.

"Se comen también las frutas y las flores, y atacan a todas las frutas", dijo y aclaró que las manzanas, los duraznos, las almendras y las avellanas son víctimas de su voracidad. "No comen tanto las ciruelas ni las peras", expresó.

Ante esa realidad, Daniel convocó al área de Fauna y a los guardaparques de la provincia. "Fueron muy amables y vinieron a mi chacra, pero como los nidos están en los pinos de la chacra de al lado, necesitaban la autorización del vecino para sacarlos", informó.

El propio productor ha sacado algunos nidos, a pesar del riesgo que implica acceder a las ramas más altas de los árboles y cortar algunas ramas para que los nidales caigan. Por eso, solicita que el Estado los ayude con una grúa para poder retirar los nidos con más seguridad.

Loros le comen la cosecha de cerezas y usa música para espantarlos

"No queremos exterminar a los loros, sólo evitar que se propaguen los nidos para que la población no crezca de forma exponencial", dijo y solicitó a todos los productores afectados que se unan para solicitar una solución en forma conjunta. "También llamé al INTA para asesorarme, pero no me dieron respuestas", aclaró.

Daniel detectó que cada vez se nota más la presencia de los loros y menos la de palomas o zorzales, que eran las aves que comían antes su producción. "Y son incluso más agresivos", se quejó.

Aunque existen repelentes químicos para los pájaros, Daniel quiere preservar el carácter orgánico de su producción de cerezas. Por eso, pide que el Estado los ayude retirando parte de los nidos. "Siempre nos estimulan a producir pero después no nos dan respuestas", reclamó.

Lo más leído

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

77.215189873418% Me interesa
8.8607594936709% Me gusta
1.2658227848101% Me da igual
1.2658227848101% Me aburre
11.392405063291% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario