Los asesinos son mayoría en las cárceles neuquinas

Les siguen abusadores y ladrones. Conocé cómo es la composición.

Natalia Pérez Pertino - policiales@lmneuquen.com.ar

Los cuatro femicidas de Fernanda Pereyra, la joven embarazada de Rincón de los Sauces que fue apuñalada, asesinada y quemada en una hoguera, comparten pabellón con otros condenados por matar a su pareja o a su ex. En otro pabellón se alojan los condenados por abuso sexual y en otros, por ejemplo, aquellos sentenciados por delitos de robos e infracciones a la Ley de Estupefacientes.

Te puede interesar...

Cada vez que un nuevo condenado ingresa a uno de los 10 penales de la provincia del Neuquén, se debe pensar bien dónde quedará alojado. No es tan simple como ubicarlo donde haya una cama vacía, sino que las autoridades estudian el delito por el que fue condenado y si existe algún tipo de conflictividad previa con alguno de los internos de esa cárcel.

Así es que, por ejemplo, se establecen pabellones para condenados por un solo delito como en el caso de los femicidas o abusadores. “Cuando armamos el pabellón de femicidas pensamos que iba a alcanzar, y actualmente está lleno”, confió una fuente consultada en relación con el pabellón exclusivo de la U11. Es que también fueron ubicados allí los que cumplían pena por haber sido declarados culpables de homicidio agravado por el vínculo, previo a la modificación del Código Penal Argentino.

p30-f02-poli(SCE_ID=385279).jpg

Asesinos a la cabeza

Hasta hace unos años, los que lideraban las estadísticas sobre cantidad de sentenciados por un tipo de delito eran los que habían atentado contra la integridad sexual de una o más personas. En la actualidad, el porcentaje disminuyó levemente y equiparó a los internos que cumplen pena por delitos contra la propiedad, es decir, robos y hurtos, ya sean armados o no.

Abusadores y ladrones alcanzan el 28%, cada grupo, del total de la población carcelaria neuquina. Por encima, y representando a la mayoría con un 37%, están los asesinos, entre los que se incluye a los femicidas.

Cabe destacar que una sentencia por matar a una persona arranca en 8 años de prisión efectiva y puede extenderse hasta 25 años o ,en el caso de ser prisión perpetua, a 35. Es por este motivo que se trata de los internos que más años pasan tras las rejas, por ser uno de los delitos con penas más gravosas.

Luego están los condenados por abuso sexual, que, según el tipo, puede ser excarcelable (algunos abusos simples) o tener una sentencia de hasta 20 años en prisión (violación a una víctima del círculo familiar, o aprovechando la convivencia o por causar un daño grave a la salud física, entre otros agravantes).

p30-f04-poli(SCE_ID=385281).jpg
Los ladrones, otro gremio fuerte

En la calle, son los que más se ven. Son el temor de los comerciantes, de los que aguardan en las garitas de colectivos, de quienes caminan solos de noche o se van de vacaciones. Para la sociedad, los ladrones son mayoría, pero en la cárcel no.

El porqué está asociado a la escala penal para ese tipo de delitos. Los mínimos son apenas meses, que terminan en condenas en suspenso o incluso probation; y los máximos alcanzan los 15 años. Para ello se tienen que dar una serie de condiciones, como la participación de varias personas, que alguna víctima resultare herida o que se accediera al botín a través de un boquete, por ejemplo.

La otra forma de que los ladrones reciban sentencias altas es la sumatoria de pequeños hechos. De esa forma, pueden cumplir varios años tras las rejas. De hecho, son los reincidentes, los que cuentan con varios robos en su haber o los que han cometido asaltos armados y violentos, los que componen la mayoría de ese 28%.

p30-f03-poli(SCE_ID=385280).jpg

* Datos

Diez unidades penitenciarias existen en Neuquén. Los penales son: U11, U12 y U16 en Neuquén capital; U21 y U22 en Cutral Co, U31 y U32 en Zapala, U41 en Junín de los Andes, U51 en Chos Malal y el centro de alojamiento en San Martín de los Andes.

99% es la ocupación poblacional de las cárceles neuquinas. Actualmente, las unidades de detención provinciales están casi al límite de su capacidad, ya que algunos pabellones aún tienen camas vacías. Están llenas, pero no colapsadas.

p30-f01-c-reinsercion-social-carceles-neuquen.jpg

--> Estudios, cursos, trabajos y recreación

Así como se estudian el delito y el perfil de cada condenado para ubicarlo en algún pabellón en particular, se hace lo mismo con respecto a las actividades que puede desarrollar dentro del penal.

Todos tienen derecho a estudiar, capacitarse laboralmente y realizar actividades deportivas, religiosas o culturales. Sin embargo, es necesario tomar especial precaución de no generar conflictos entre los internos.

El desarrollo de estas actividades es de vital importancia para lograr armonía en la convivencia. “Un interno ocupado es menos problemático que uno que está sin hacer nada”, sostuvo una fuente, en clara alusión a que, de por sí, una persona privada de su libertad tiene coactadas muchas posibilidades.

Así, por ejemplo, se los incentiva a que terminen los estudios primarios y secundarios, que hagan actividad física o que se capaciten con algún curso de formación laboral. Todo contribuye a una mejor conducta dentro de las cárceles y a hacer más llevadera su estadía.

LEÉ MÁS

Pereyra destacó el rol de la Justicia en la causa por triangulación de fondos

Línea 148: atendieron 4818 casos de mujeres víctimas de violencia

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído