Los colombianos están chochos con el acuerdo de paz

Euforia se vivió en las calles por el cese al fuego de las FARC acordado en Cuba.

Bogotá
Colombia vivió entre risas y llantos, incredulidad y optimismo, la firma de un crucial acuerdo entre el Gobierno y las FARC, que estipula el alto al fuego bilateral definitivo, el desarme de la guerrilla y allana el camino hacia la paz.“Nosotros, que somos hijos de la guerra y que siempre hemos presenciado precisamente eso, ya es momento de cambiarlo y que las próximas generaciones sean una generación de la paz”, dijo a la AFP José Felipe Fernández, un veinteañero del Tolima, uno de los departamentos más afectados por el conflicto armado de más de 50 años en Colombia.

Sello “Hijos de la guerra”, así se autodenomina la generación que padeció la violencia.

Para Fernández, su generación fue testigo de un hecho histórico: un pacto de cese al fuego, dejación de armas y mecanismo de refrendación de lo negociado en La Habana desde noviembre de 2012 entre Juan Manuel Santos y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC, comunistas), que sienta las bases para poner fin a la confrontación armada, la más antigua de América.María Elena, quien prefirió no dar ni su edad ni su apellido, opinó, por su lado, que todavía queda mucho por hacer: “La paz no es algo que se firma y ya”, afirmó mientras despachaba café negro en el centro de Bogotá. “La verdad, no creo que ellos vayan a entregar las armas”, agregó.A medida que avanzaba el día, muchos bogotanos se fueron acumulando frente a una pantalla gigante para informarse de los hechos.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído