El clima en Neuquén

icon
Temp
92% Hum
La Mañana calle

Los desalojados resisten en la calle y abrigan la esperanza de volver a sus casas

Luego de ser desalojados, las familias permanecen frente a sus viviendas a la espera de una solución.

“Me siento como si fuera una delincuente, nosotros no usurpamos, no cometimos ningún delito para estar ahora así, en la calle, a la intemperie”, afirma Lucía sentada en una reposera frente al fuego de unos leños en la esquina de Salto Grande y Collón Cura en el barrio Huiliches. Su mirada no se desvía del lugar donde se encuentra su vivienda a la que no puede ingresar desde la mañana del miércoles cuando junto a otras nueve familias fueron desalojadas por orden del Juzgado Civil 4 de esta ciudad.

“Anoche (por el miércoles) la pasamos muy mal, nos tuvimos que calefaccionar con este fuego”, dice la joven de 27 años apuntando a la montaña de leños y sabiendo que enfrentará las bajas temperaturas con algunas mantas y frazadas que les acercaron de Cáritas y vecinos de la zona. “Así será hasta el martes”, acota la madre de tres hijos (de 7, 10 y 12 años). Ese día se realizará una audiencia de conciliación en el Juzgado entre los representantes legales de la empresa Kaiser S.A., que reclama la propiedad desde hace varios años a través de distintas diligencias judiciales, y de los vecinos, quienes manifiestan que el predio se encuentra amparado por la Ley 27.453, que protege a quienes formen parte del Registro Nacional de Barrios Populares (Renabap).

Te puede interesar...

Sobre una de las paredes de ladrillo del inmueble uno de los vecinos escribió “No al desalojo”y también colgaron unos carteles con la frase “No al desalojo Familias y Niños”. Un grupo de policías, que impiden el ingreso de los vecinos al inmueble, observa cada movimiento. “Somos en total 18 familias, de las cuales 9 fuimos desalojadas el miércoles, pero las otras también van a pasar por lo mismo”, explica Horacio, uno de los vecinos que hace 20 años vive en el lugar.

ON - Desalojo Collon Cura (13).jpg

“Toda nuestra vida pasamos acá, nosotros compramos, no robamos ni tomamos los terrenos, si había una escritura entonces hace veinte años me tenían que haber sacado de patadas en el trasero”, expresa el hombre con una mezcla de bronca e impotencia. Cuenta que el predio es tierra fiscal y que durante veinte años nadie presentó una escritura. “Le compramos a (Luis) Bravo que falleció y todo quedó en la nada. Acá levantamos nuestros hogares”, agrega.

“Toda nuestra vida pasamos acá, nosotros compramos, no robamos ni tomamos los terrenos, si había una escritura entonces hace veinte años me tenían que haber sacado de patadas en el trasero”, expresa Horacio, quien hace veinte años vive en Salto Grande y Collón Cura.

Lucía continúa en la reposera que le acercó una vecina que la conoce porque se crió en este barrio. “Hace veinte años que vivo acá, mi papá comenzó alquilándole a Bravo que era el dueño de todo esto y después hicieron un arreglo. Nosotros llegamos en forma legal y ahora nos quedamos todos en la calle sin respuesta y sin nada tampoco”. Y convoca a quien quiera escucharla para contarle “la historia de cómo fue todo esto, nos van a entender y sabrán que no estamos cometiendo un delito”.

María, otra de las vecinas que hace nueve años vive en el lugar con su hija de 4 años, señala que en noviembre del año pasado recibieron una orden de desalojo con un plazo de cinco días para abandonar el terreno. “Nos asesoramos, pusimos todos los papeles en regla y el 31 de enero de este año a la jueza María Eugenia Grimau le llegó la notificación de que estábamos inscriptos en el Renabap. Cinco meses después de esa notificación hace desconocimiento total y dicta la orden de desalojo. Luego le presentamos una nota y llamó para frenar el desalojo pero ya se había efectuado y cierra la causa”, describe la mujer.

Entrevista María barrio desalojado.mp4

"A los chicos ni los útiles de la escuela les dejaron sacar"

Las familias una y otra vez repiten que durante el operativo de desalojo no les dejaron sacar sus pertenencias ni siquiera algunos abrigos. “Nos dejaron como Adán y Eva”, grafica Horacio. “Pasamos muy mal la noche, nadie del gobierno se arrimó, que se pongan la mano en el corazón, acá hay muchas familias y nenes; no tenemos interés de hacer nada malo”. “No dejaron sacar nada, los más chicos quedaron con lo puesto. Ni los útiles de la escuela les dejaron sacar”, agrega María, quien aún no deja de recordar el momento del desalojo: “El miércoles llevé a mi hija al jardín y cuando llegué ya estaban desalojándonos”. Desde entonces su hija permanece en la casa de la abuela “porque no está bueno que esté acá en la calle, en medio de la intemperie con este frío”.

ON - Desalojo Collon Cura (11).jpg

No pueden dejar de recordar las imágenes que vivieron el miércoles por la mañana como si se tratara de una película con unos 50 efectivos policiales ejecutando la orden de desalojo en la propiedad de seis lotes y con el corte de tránsito sobre la calle Collón Cura desde Belgrano a Nogoyá.

Además de la impotencia por no poder ingresar a su casa, María se abriga con la esperanza de lo que pueda ocurrir el martes en la audiencia de conciliación. “Nunca pensé que me iba a tocar vivir algo así porque siempre tuvimos todo en regla”, subraya y saca una de sus manos del bolsillo de la campera para secar sus lágrimas.

Entrevista Horacio barrio desalojado

"Van a resistir para no resignar sus derechos"

Marcos Quintulen, abogado que patrocina a las familias desalojadas el miércoles en el barrio Huiliches, señaló que "hasta el martes los vecinos van a estar resistiendo en la calle porque es la única forma que tienen ante este atropello de la justicia para no resignar los derechos que tienen acá desde hace más de veinte años".

Dijo que el juzgado publicó en la mañana de este jueves un escrito que indica que “en virtud de lo que surge de la nota remitida por el Ministerio de Desarrollo Social corresponde suspender el desalojo”. Para el abogado el desalojo estuvo mal realizado por eso está analizando junto a los vecinos presentar "la nulidad del trámite de desalojo". "Esta mañana (por ayer) nos notificamos de que el expediente en el que se dio el desalojo, la jueza lo dio por suspendido. De manera que se retrotraen las cosas a la situación anterior al día del desalojo".

ON - Desalojo Collon Cura (4).jpg

En la tarde del jueves se vivieron momentos de tensión cuando personal de la empresa Kaiser se hicieron presentes en el lugar para mantener un encuentro con los vecinos del inmueble de Salto Grande y Collón Cura. Quintulen explicó que "el representante de la empresa solicitó a los vecinos que firmaran un documento en el que se hacía constar del retiro de todos los bienes, cuando eso no es así porque entienden que de esa forma van a resignar sus derechos sobre las viviendas que se encuentran cerradas".

Sostuvo que "la empresa dice ser titular, dueña de las tierras y presentó una escritura posterior al asentamiento de la gente en el barrio". Resaltó que las familias han ocupado "pacíficamente" el lugar. Además subrayó que "esta gente ya fuye relevada por el Ministerio de Desarrollo Social de la Nación tal como lo establece la ley del Renabap"

Por su parte, la concejala Ana Servidio quien permaneció junto a los vecinos durante toda la tarde y noche del jueves expresó su preocupación por la situación de los vecinos. "El proceder de la jueza ha sido desprolijo, fuera del enfoque de derechos. Los sacaron como si fueran delincuentes y los ponen en una situación de vulnerabilidad. Esperamos que este desalojo vuelva hacia atrás y cada familia pueda ingresar a sus hogares", explicó la concejala.

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario