Los estafaron con un 0 km y deberán darles uno nuevo

Tras años de demanda contra una concesionaria, la Justicia falló a favor de la pareja damnificada.

Una pesadilla, que duró más de ocho años, para una pareja neuquina tendrá fin esta semana cuando una concesionaria les entregue un nuevo auto en lugar del que ellos compraron y resultó defectuoso de fábrica.

Patricia y Claudio compraron un auto 0 km a principios de 2010 y desde entonces su pelea contra la concesionaria fue constante. Recién a fines del año pasado, la Justicia neuquina falló a su favor y obligó a la concesionaria a entregar un nuevo vehículo y más de 2700 pesos como indemnización. Esta semana se vence el lapso y por fin la pareja cerrará una etapa. “Ya no hay vuelta atrás, después de tantos años. Nos costó muchísimo”, confió Patricia en diálogo exclusivo con LM Neuquén.

Te puede interesar...

En aquel entonces, con la emoción de salir de vacaciones y en un vehículo nuevo, la pareja emprendió un viaje. Pero apenas pisaron la ruta, empezaron a notar que algo andaba mal. Como si fueran piezas de dominó, comenzó a fallar el aire acondicionado, después la dirección y la caja de cambios, por lo que decidieron llevarlo al service de la concesionaria. El auto tuvo diez entradas al taller en las que no se resolvieron los problemas.

Ante esta situación, la pareja no se quedó de brazos cruzados y concurrió a talleres particulares, donde les decían que el vehículo tenía vicios de fábrica.

Así detectaron que había una diferencia en los ejes y que estaba mal el chasis. Además, la alarma se activaba sola, saltaban los cambios y el freno no funcionaba. Incluso, llegaron a fallar los cinturones de seguridad y eso hizo que el auto se volviera muy inestable.

“Ellos nunca aceptaron darnos un auto nuevo, preferían cambiar todo de nuevo y decían que era por seguridad”, afirmó Patricia.

Incluso, como en ese entonces la pareja vivía en Rincón de los Sauces, desde la concesionaria apelaban a que el barro de los caminos provocaba los desperfectos.

No sólo debieron viajar diez veces hasta Neuquén para realizar el service, sino que las fallas no desaparecían. “Una vez, antes de volver a Rincón se me dio por revisar las cosas, y no habían cambiado nada”, recordó Claudio.

En todos estos años, el vehículo dejó de funcionar completamente y debieron comprar un auto nuevo. Tras el fallo, la pareja siente que finalmente se cerró la etapa que tantos problemas les dio.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas


Lo Más Leído