Los libros de historia, su otra pasión

Quiroga dedicaba una o dos horas del día a la lectura y prefería los libros de historia y política más que los de ficción.

Pablo Montanaro - montanarop@lmneuquen.com.ar

“En este mundo tan vertiginoso, tener un cable a tierra como es el libro creo que no es poca cosa”, dijo Horacio Quiroga en septiembre, cuando inauguró la séptima edición de la Feria Internacional del Libro de Neuquén.

Te puede interesar...

Dedicaba una o dos horas del día a la lectura y prefería los libros de historia y política más que los de ficción.

Las lecturas de Qué es la democracia, el libro del investigador italiano Giovanni Sartori, y Pobre patria mía o El atroz encanto de ser argentino, del escritor y psicoanalista Marcos Aguinis, marcaron el camino de su carrera política y siempre los tenía a mano. También se entusiasmó con La tragedia educativa de Guillermo Jaim Etcheverry porque consideraba esta obra una clara descripción del principal problema “que tenemos los argentinos y sobre el cual nos tenemos que dar un profundo debate: la falta de calidad de nuestra educación”.

Quien estuvo a cargo por cuatro períodos de la intendencia de la capital neuquina también era un fervoroso lector de todo lo que tuviera que ver con la historia patagónica. Por eso, unos años atrás le dedicó varias tardes de verano a un libro del padre Aníbal Ernesto Fosbery que abordaba la historia y fundación de San Martín de los Andes, la ciudad donde había nacido en septiembre de 1954.

En los últimos años descubrió a quien se convirtió en uno de sus autores favoritos, Gerardo Bartolomé, un ingeniero civil y amante de la naturaleza que se dedicó a escribir novelas históricas, entre ellas El límite de las mentiras, que relata la aventurera vida del perito Francisco Pascasio Moreno, que Pechi leyó con avidez.

Un librero que participa todos los años en la Feria del Libro de Neuquén me contó que en una de las primeras ferias cayó un libro de Bartolomé en manos de Quiroga, que le gustó mucho, sobre todo por la forma apasionada de relatar, a tal punto que el escritor comenzó a ser invitado todos los años al evento literario.

En la última Feria del Libro, Quiroga se dio el gusto no solo de presentar el libro Yo, el Perito Moreno de Bartolomé sino también de escribirle el prólogo donde se refirió a la lucha apasionada del científico y naturalista. “Todas estas cosas las aprendí leyéndolo a Bartolomé”.

Una vez le pregunté qué libro le gustaría escribir, y me contestó que la escritura era una deuda pendiente en su vida. “En ese libro contaría todo lo vivido desde la actualidad y hacia atrás, todo lo que registre mi memoria, y sobre el futuro que me imagino para Neuquén”.

LEÉ MÁS

El último adiós a Pechi Quiroga: vecinos se acercan al Museo de Bellas Artes

Pechi, un intendente que persiguió el sueño de Bouquet Roldán y Talero

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Lo Más Leído