Los perros oyen su nombre en el ruido

Se comprobó que los canes tienen la capacidad, más allá de quién sea la persona que los llame.

Según comprobó una reciente investigación de la Universidad de Maryland, Estados Unidos, los perros tienen la capacidad de focalizar la audición en un estímulo particular mientras filtran los ruidos del ambiente.

Esta virtud, llamada “efecto fiesta de cóctel”, se estudió durante mucho tiempo en los humanos y recién ahora se logró descubrir que los canes la poseen también. De acuerdo con el estudio, los perros son capaces de detectar si alguien los llama por su nombre en mitad de un entorno bullicioso. Además, pueden hacerlo con independencia de quién les esté hablando, lo que descarta la posibilidad de que respondan al lenguaje corporal, el tono de voz u otras pistas de voces con las que estén familiarizados.

Esta habilidad es especialmente útil para aquellas personas que trabajan con perros de asistencia, pues en situaciones urgentes, especialmente en entornos ruidosos, estos animales pueden necesitar órdenes de personal más allá de sus dueños o cuidadores.

Trabajo de rescate: Esta habilidad es útil para los perros que trabajan en labores de asistencia o rescate.

Para llevar a cabo el estudio, la científica cognitiva Amritha Mallikarjun y su equipo reclutaron a perros de varias razas, incluidas mascotas de asistencia, de terapia y de rescate, junto con sus dueños y los pusieron en una cabina de pruebas con dos altavoces, de modo que cada cuadrúpedo tuviera que girar la cabeza 90 grados para mirar algún altavoz cada vez que su dueño decía su nombre.

Después repitieron el proceso con la voz de una mujer desconocida, que decía el nombre de ese perro o de otro con el mismo patrón y acentuación. Combinaron las grabaciones acompañadas de ruido de fondo en tres niveles de volumen distintos. Los resultados mostraron que los perros prestaban más atención cuando se les mencionaban su nombre, con independencia de quién lo hiciera, discriminando el ruido ambiental que percibían.

Limpieza para evitar la otitis. Por Sergio Gómez (veterinario)

La otitis, una inflamación del conducto auditivo, puede afectar a perros y gatos de cualquier raza y edad, pero hay algunas que son más susceptibles y tenés que prestar especial atención. Los perros de orejas péndulas, como el Cocker, Beagle y Labrador, el Shar Pei, que sufre de un canal auditivo estrecho, y otras que tienen pelos en la oreja, como el Caniche. Todas ellas están predispuestas a las otitis por poseer menor ventilación del oído y acumulación de cera. Por eso es importante que le realices semanalmente una limpieza de oídos con algodón y alcohol boricado o con clorhexidina, que es bactericida, antimicótica y ayuda a remover la cera.

Si ves que tu perro sacude la cabeza, se rasca los oídos o tiene “olor a queso”, no dejes pasar el tiempo y llevalo a tu veterinario de confianza para que le haga una revisión y le realice el tratamiento adecuado.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Deja tu comentario

Lo Más Leído