Los rescates no dan respiro a los guardavidas este año

Tuvieron 10 intervenciones más por semana que el verano pasado.

SOFÍA SANDOVAL

ssandoval@lmneuquen.com.ar

Los días de calor agobiante, el aumento demográfi co y las mejoras en la infraestructura llevaron a que los balnearios rompieran todos los récords en asistencia de bañistas. El mayor disfrute fue, sin embargo, un motivo de preocupación para los guardavidas, que este año rescataron un promedio de 10 personas más cada semana con relación al año pasado.

Como sucedió en años anteriores, el Municipio inauguró la temporada de verano con un paseo costero ampliado y distintas actividades para convocar a los vecinos a las orillas del Limay. Así, los puntos recreativos en río contaron con picos de asistencia que llegaron a las 85 mil personas y obligaron a los guardavidas a redoblar sus esfuerzos, ya que ofi ciaron unos 500 rescates en lo que va de la temporada.

Según explicó Ariel Tarifeño, secretario general del Sindicato de Guardavidas de Neuquén (Sigune), desde el primero de diciembre en adelante se efectuaron, en promedio, unos 50 rescates cada semana en los cuatro balnearios que existen en la ciudad. Así, la suma se aproxima a unas 500 asistencias a bañistas que necesitaron ayuda para salir del río luego de tener problemas con las correntadas o la profundidad del agua.

El guardavidas explicó que un 90% de los rescates se producen en el balneario Río Grande, que es el más concurrido de los cuatro. “Ha crecido mucho la población y mantenemos el mismo número de balnearios; hace poco se abrió el cuarto, en Valentina, pero son 400 metros de costa”, detalló.

Según aclaró, el año pasado se registraba un promedio de rescates de 40 por semana pero el número se acrecentó este verano. Para Tarifeño, el fenómeno responde a que los balnearios convocan más población e incluso a visitantes de otras localidades que no conocen el nivel de peligrosidad del río.

“Muchas veces nos damos cuenta de que son de otros lugares y nos acercamos a advertirles de los puntos más peligrosos o recomendamos lugares para meterse”, mencionó. En ese sentido, detalló que el menor número de guardavidas contratados esta temporada obliga a cada uno a cubrir más metros de costa y, por eso, no pueden hacer el mismo nivel de prevención que hacían el año pasado.

En ese sentido, aseguró que la mayoría de los rescates tienen como víctimas a jóvenes de entre 14 y 18 años que se tiran a cruzar el río sin medir la peligrosidad y que hacen caso omiso a los silbatazos. “Las familias suelen respetar más nuestras recomendaciones, pero los chicos se hacen los distraídos”, sostuvo.

Aunque la ingesta de bebidas alcohólicas suele ser un detonante de las actitudes arriesgadas dentro del agua, Tarifeño aseguró que rescataron a pocas personas alcoholizadas. “Lo notamos solamente en las fi estas de fi n de año”, detalló.

Hubo refuerzos, pero no alcanzan

En pos de mejorar la seguridad de los bañistas que concurren al río Limay, se reforzaron los operativos que incluyen más personal policial y hasta un puesto de la Cruz Roja destinado a socorrer a los rescatados que presentan mayores dificultades.

Desde el SIEN incluso presentaron a Ringo, un perro terranova especializado en rescates dentro del agua. Ariel Tarifeño, secretario general de Sigune, destacó la presencia de personal capacitado y de ambulancias en estos sectores, pero aclaró que los puestos son insuficientes en balnearios como el Sandra Canale, donde un solo sector atiende unos dos mil metros de costa.

“Incluso a nosotros nos faltan botiquines para curar heridas profundas y a veces es difícil llevarlos hasta el puesto”, remarcó el guardavidas, quien agregó que también es necesario sumar más medios de comunicación.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído