El clima en Neuquén

icon
Temp
64% Hum
La Mañana Testigos

Los testigos mudos

Del debate de la privacidad a la resolución de crímenes. Las cámaras son testigos mudos y necesarios.

Hace una década se debatía el embate a la privacidad producto de la instalación de cámaras de seguridad en el espacio público de todo el país. En Europa y EE.UU. el debate ya había decaído, pero en Argentina la polémica crecía de la mano de argumentos válidos y negocios non sanctos.

En esos años, la discusión radicaba en que los movimientos de los ciudadanos por la vía pública quedarían registrados y nuestro derecho a la privacidad se vería avasallado.

Te puede interesar...

Lo cierto es que los gobiernos provinciales y municipales avanzaron con la instalación de cámaras a modo de prevención del delito, aspecto que todavía se discute debido a que los delincuentes adecuaron su forma de actuar, con capucha y gorra, para que sus rostros no sean registrados, y los robos continúan.

Por otro lado, los comercios avanzaron con distintas medidas de seguridad, entre ellas alarmas y cámaras. El efecto contagio llegó a los particulares, que en sus viviendas, además de paredones, rejas, concertinas y alarmas, agregaron cámaras de seguridad.

El objetivo de todas estas medidas es la disuasión del delito ante un Estado que no puede dar respuestas frente a esta problemática.

Lo cierto es que hoy, a la distancia, vemos a las cámaras de seguridad como algo cuasi natural y, de hecho, en criminología se las denomina “testigos mudos”.

Estos testigos mudos han colaborado para esclarecer casos importantes como crímenes, femicidios y robos.

De no ser por las cámaras, los fiscales e investigadores tardarían mucho más en buscar elementos para tratar de identificar a posibles autores. Cosas veredes.

Lo más leído

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

44.444444444444% Me interesa
0% Me gusta
0% Me da igual
55.555555555556% Me aburre
0% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario