Los últimos preparativos

El 18 de agosto de 1904 se abrieron las puertas de la gobernación donde se instalaría la capital.

En el pueblito corría la adrenalina. Todos estaban apurados y las calles de tierra desparejas eran un hervidero de personas que entraban y salían. Los habitantes de Neuquén miraban boquiabiertos porque no estaban acostumbrados a semejante movida. Tampoco a la gran cantidad de caras nuevas que comenzaban a llegar al pueblo.

Lo que estaba ocurriendo hace exactamente 114 años es que se estaban preparando los últimos detalles para fundar la capital en un rincón de la zona de la Confluencia, después del trabajoso traslado de la administración desde Chos Malal.

Te puede interesar...

El 18 de agosto de 1904 finalmente abrieron las puertas de las oficinas de la gobernación, lo que fue un gran acontecimiento. La sede capitalina estaba casi lista para el acto y la fiesta popular que se realizaría casi un mes después, con la presencia de las autoridades nacionales. Pero faltaban muchas cosas para llegar a aquel día con todo listo para el festejo.

No cuesta demasiado imaginarse lo que era el caserío en aquel entonces y todas las necesidades y urgencias que tenía.

Carlos Bouquet Roldán y su equipo de colaboradores comenzaron a poner en marcha el plan para que el pueblo comenzara el largo camino hasta convertirse en una gran ciudad. Escuelas, servicio de salud y seguridad, alumbrado público y obras necesarias para garantizar el desarrollo llegarían en muy poco tiempo.

Hace 114 años, los neuquinos (nativos y foráneos) estaban ansiosos trabajando a pleno.

Todo ocurría en un día como hoy, a poco menos de un mes del nacimiento de la gran capital de Neuquén.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído