Macron pide calma, pero el clima sigue caliente en Francia

Francia. El presidente de Francia, Emmanuel Macron, pidió ayer a las fuerzas políticas y sindicales lanzar un “llamado a la calma” para desactivar las protestas antigubernamentales que sacuden al país y que se extienden a otros sectores. El gobierno quiere evitar a toda costa que se repitan las escenas de caos del fin de semana pasado, cuando miles de tomaron el Arco del Triunfo, montaron barricadas en el corazón de París y prendieron fuego a vehículos, ante la mirada incrédula de residentes y turistas.

Francia vive desde hace tres semanas protestas convocadas por un movimiento popular autodenominado “chalecos amarillos”, que empezó como una protesta contra el alza de los combustibles y ahora refleja una exasperación social más amplia. Las protestas comenzaban a extenderse a otros sectores. Varios colegios de secundaria estaban bloqueados ayer, por tercer día consecutivo de una movilización en contra de la reforma educativa del gobierno, y los sindicatos estudiantiles llamaron a intensificar las huelgas hoy. Los agricultores se sumaron también al desconecto social. El principal sindicato agrícola del país anunció una serie de huelgas la próxima semana en todo el país.

Te puede interesar...

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído