Marisa Montiveros, la Maestra Ilustre de la provincia

Fue premiada por Nación. Da clases a 8 chicos en una escuela de un paraje cercano a Tricao Malal.

Pablo Montanaro

montanarop@lmneuquen.com.ar

NEUQUÉN

Con 29 años de labor docente en el norte de la provincia, Marisa Montiveros fue distinguida ayer como Maestra Ilustre de Neuquén 2017 por el Ministerio de Educación, Cultura y Ciencia de la Nación en reconocimiento a su desempeño educativo, méritos académicos y compromiso con la escuela en propuestas innovadoras para los estudiantes, entre otras cualidades.

Nacida en San Luis hace 49 años, donde vivió en un pequeño pueblo llamado Quines, tras egresar del profesorado en Córdoba, a los 20 llegó a Neuquén, donde decidió ponerse al frente del aula en una escuela albergue, la Primaria 127 de Curacó, un paraje ubicado a 50 kilómetros de Chos Malal. “Recién me había recibido y para mí venir a Neuquén era toda una aventura, una experiencia diferente. Desde chica quise ser maestra, es una profesión que amo”, dijo Marisa a LM Neuquén desde su casa de Tricao Malal.

Te puede interesar...

En la actualidad es directora y maestra de la Escuela 25 del paraje Cancha Huinganco, a 10 kilómetros de distancia de Tricao Malal: “Soy la única docente y tengo a mi cargo ocho alumnos desde sala de 5 a sexto grado”. Por la tarde se desempeña como bibliotecaria del CPEM 82 de Tricao Malal. “Este año me ofrecí para la biblioteca porque dejé las horas de Geografía que tenía. También estudié Turismo”, comentó. Señaló que le “encanta dar clases en la Escuela 25 porque es una escuela vieja, chiquita, los chicos son muy estudiosos y aplicados, y muy dispuestos a aprender”.

Marisa Montiveros

“Ser docente es todo para mí. Mis padres eran obreros y a pesar de las dificultades siempre me inculcaron la importancia del estudio y me brindaron la oportunidad de estudiar”, dijo Marisa Montiveros

En noviembre de 2017 sus alumnos de la Escuela 25 obtuvieron una mención especial en la Feria Nacional de Innovación Educativa en Tecnópolis por un trabajo realizado sobre Aquihueco, uno de los cementerios más antiguos de la Patagonia Norte, sitio arqueológico cercano a la escuela.

Lamentó que por una operación que tenía programada no pudiera viajar a Buenos Aires para asistir al Palacio Sarmiento donde fueron distinguidos 24 docentes de las provincias ganadores del premio.

Emocionada, mencionó a su padre albañil y a su madre modista: “Me inculcaron la importancia de estudiar a pesar de las dificultades en la que vivíamos”. “Ser docente es todo para mí”, confesó y, sin ocultar la risa, recordó que se crió entre tías que eran todas maestras.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído