Martín vende donas y es un show en Las Grutas

Es un trotamundo oriundo de Bariloche que hace reír y llama la atención a los veraneantes en la playa.

Hace tiempo dejaron de ser novedad los vendedores ambulantes de la playa de Las Grutas que apelan al ingenio y creatividad para seducir clientes. La competencia lo exige. Gritar y gritar el producto no garantiza el éxito comercial. Llamar la atención, hacer reír a los veraneantes, es la clave.

Lo comprobó Martín Cuevas, un trotamundos oriundo de Bariloche y ahora asentado en General Roca, con muchos kilómetros recorridos en el lomo. Es el autor del "do… do… donas…", que suele escucharse como introducción, para luego desplegar un monólogo humorístico donde aparecen personajes conocidos como el gaucho alemán de Pachu Peña, que genera carcajadas entre el público.

Te puede interesar...

"Vender es cómo actuar", asevera el muchacho, que cumplió trece temporadas trabajando en el balneario rionegrino, pero que conoce el oficio callejero por haberlo practicado en varios lugares donde lo llevó la vida.

Su histrionismo lo hizo trascender hace algunos años, cuando mantuvo una especie de "payada" con un colega. Alguien lo filmó y lo subió a las redes sociales. El acto se viralizó y fue publicado en medios periodísticos de distintos puntos del país.

Como parte de su rutina, suele tomar el micrófono en el escenario de la Primera Bajada, donde dirige las clases de baile el instructor neuquino Jorge Da Roda, y presentar su show jocoso. "Yo también me divierto haciendo esto", explica luego de interpretar el número.

Comenzó vendiendo postres cheesecake, lemon pie y tiramisú (que desaparecieron de la oferta), para luego seguir con los helados y panes rellenos, entre otros. Hasta que encontró puesto con las donas, el producto que más pide la gente.

Su estancia en Las Grutas es como la de muchos otros jóvenes que llegan para ganarse una diferencia económica con el verano. Se asocia con otros compañeros para pagar el alquiler de una casa, y lo demás es trabajar y trabajar.

Como es movedizo y se las rebusca, después de la playa se desempeña como cocinero en un restaurante. Y no se le achica a ningún desafío laboral. Fue albañil, pintor y empleado de comercio. Pero admite que lo suyo es la calle, donde su ocurrencia hace reír a la gente. "Es como actuar", repite Martín.

LEÉ MÁS

Finde de Carnaval: no entra un alfiler en Las Grutas

Bariloche: una rionegrina será la primera ahijada de Alberto Fernández

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído