Mató a una mujer porque le hacía recordar a una ex

Un chino le clavó cuatro puñaladas a una coreana en una iglesia.

Corea del Sur

Las autoridades que escuchaban la explicación del detenido no salían de su asombro. No podían creer que ese sujeto acababa de matar a una persona, específicamente a una mujer, por el simple hecho de que le recordaba a una de sus ex esposas. Un turista chino que veraneaba en la isla surcoreana de Jeju asesinó el fin de semana a una mujer en una iglesia porque le recordaba a su ex esposa, que lo abandonó.

El homicida, de 50 años e identificado por su apellido Chen, atacó de cuatro puñaladas a la víctima, de 61 años, el sábado, cuando la mujer se encontraba rezando en una capilla católica de la ciudad de Jeju, indicó en su informe la policía de la isla.

En la iglesia en ese momento había otros fieles, que fueron testigos involuntarios del ataque. Sin embargo, fue la mujer, que era surcoreana, quien gravemente herida logró llamar a los servicios de emergencias y fue trasladada al hospital, donde falleció el domingo. Los que estaban en el lugar se sorprendieron tanto que se quedaron sin capacidad de reacción. Al punto que el atacante huyó sin ningún tipo de inconveniente. De todos modos, y por los testimonios recogidos por los investigadores, el chino fue capturado poco después de cometer el crimen en una localidad cercana.

Una vez detenido, Chen confesó a la Policía que había acudido a la iglesia para confesarse, cuando vio a la mujer surcoreana que no conocía pero que le hizo acordar a una de sus ex esposas, por lo que perdió el control y la apuñaló.

El agresor explicó que guardaba un fuerte resentimiento contra sus dos ex mujeres, ya que ambas lo engañaron con otros hombres y lo abandonaron, según la declaración divulgada por el diario local Korea Times.

Sin embargo la Policía no descarta que se haya tratado de un homicidio premeditado, ya que el presunto homicida portaba un cuchillo que había adquirido previamente en la isla.

Chen había llegado la semana pasada a Jeju, una isla muy popular entre los turistas chinos, y tenía el pasaje de vuelta para esta semana.

Las autoridades surcoreanas también solicitaron a las de la provincia nororiental china de Hebei, hogar del detenido, datos que puedan aportar más detalles al caso, por ejemplo si tenía antecedentes criminales o si sufría alguna enfermedad mental. Es más que evidente que la actitud que adoptó el asesino no es precisamente algo normal.

“Entré a la iglesia para confesarme y cuando la vi a esa mujer, no sé lo que me pasó. Me hizo acordar a una ex esposa y perdí el control. No recuerdo nada de lo que pasó”. El asesino. Esto fue lo que dijo Chen, según la policía surcoreana

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído