"Me gustaría ser la gobernadora de mi provincia"

Lucila Crexell. Es senadora por el MPN. Dice que a la Provincia le falta más planificación en materia energética. Con el gobernador Omar Gutiérrez, el diálogo no es tan fluido.

Adriano Calalesina
adrianoc@lmneuquen.com.ar

Lucila Crexell no tiene miedo. Al contrario del estilo que hoy se impone en la política, ese de "no hacer olas" y hablar del clima y las generalidades, la senadora nacional por el MPN va al hueso.

Recorro mucho. Faltan rutas, se construyen pocas viviendas, hospitales y escuelas".

"No me gusta que haya obsecuentes en mi partido", comenta tranquila a LM Neuquén, como si conociera que su frase fuera a despertar odios y elogios pero nunca pasar desapercibida.

Crexell quiere dejar atrás esa pesada imagen que parece haberse construido desde su seno familiar, y no duda de que hará un camino propio, más allá de los apellidos.

Usted estuvo ausente en la sesión de la ley antidespidos. ¿Cuál es su postura hoy?
Hay que respaldar a los sectores más vulnerables pero con fundamentos más certeros. Me preocupa que se trate el tema con tanta liviandad. No tenemos informes certeros y técnicos sobre los efectos de cuál es el alcance de esta ley.

En la provincia el sector petrolero es el más castigado por la desocupación...
Sí, pero el debate de la estabilidad de empleo alcanza a cualquier industria. No podemos quedarnos con el sector petrolero.

¿Cómo ve la administración Macri en estos meses?
Las medidas que se tomaron eran necesarias para lograr un sinceramiento de la economía. Porque si hubiese ganado la oposición, iba a tener que tomar este tipo de medidas, como por ejemplo el arreglo de los holdouts y el levantamiento del tipo de cambio. De todas maneras, creo que hace falta más planificación en las provincias.

¿Cómo es el diálogo con el gobernador Omar Gutiérrez respecto de estos temas?
No del todo fluido como quisiera que sea. Hoy creo que no hay más lugar para liderazgos personalistas. Cambió la política y la forma de relacionarse con los ciudadanos. Los senadores somos los representantes de las provincias y les debemos respuestas a la gente. Tenemos que articular más diálogo con todos los gobernadores y los ministros también.

¿Ahora que su tío (Jorge Sapag) ya no es más gobernador, tienen alguna relación política o personal?
Hoy no tengo ningún tipo de relación con él. Política, nada. Y personal, sólo un poco, pero nada más.

—¿Cómo ve la Provincia? Muchos la venden como la Dubai de Argentina.
Creo que soy más prudente y realista. Es imprudente generar expectativas sobre la base de algo cuando, a mi modo de ver, Neuquén no ha tenido una política pública en materia energética. Recorro mucho el sur y, por ejemplo, no hay factibilidad de gas en San Martín. Acá no hay una planificación. La última vez que se hizo algo así fue con Felipe Sapag y Pedro Salvatori, cuando se creó el Copade. Hoy faltan rutas, se construyen pocas viviendas, hospitales y escuelas.

—Dijo que le molestan los obsecuentes, ¿a quien o a qué situación se refiere?
Fue una discusión con alguien que me criticó públicamente, nada más. La obsecuencia lo que genera es que se impide ver los errores que uno, involuntariamente, puede estar cometiendo en una gestión de gobierno. Pero muchos se quedan desde un lugar de comodidad, diciendo cosas que no son ciertas. A ellos les viene bien para quedarse en un cargo de gestión. Yo no quiero que haya obsecuentes en mi partido.

—¿Ha pensado en ser gobernadora?
Sí, me gustaría ser la gobernadora de mi provincia porque hay muchas cosas que están lamentablemente sin resolver. Creo que tengo la vocación y sé lo que voy a hacer.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído