Mega tiene planes para la producción de Vaca Muerta

Prevé ampliaciones por el incremento de la actividad. La planta recibe unos 40 MMm³ diarios de gas. La empresa espera duplicar su capacidad en el 2023.

POR CRISTIAN NAVAZO / Especial

A raíz del crecimiento de la producción de gas de los yacimientos no convencionales, la planta separadora de Compañía Mega en el yacimiento Loma La Lata opera al límite, por lo cual ya hay planes para duplicar la capacidad de procesamiento en los próximos años.

Mega recibe unos 40 millones de metros cúbicos diarios de gas -más de la mitad de lo que se produce en toda la provincia de Neuquén- para separar los líquidos que luego son enviados mediante un poliducto a la planta fraccionada de Bahía Blanca. El metano es inyectado en los sistemas troncales de transporte de gas natural.

Te puede interesar...

En las instalaciones montadas en el Polo Petroquímico bonaerense se obtiene etano, propano, butano y gasolina natural.

Algunos productos se destinan a la fábrica que tiene Dow en ese complejo, otros, a abastecer al mercado local de gas envasado y el resto se exporta mediante buques desde el muelle que tiene la empresa en el único puerto de aguas profundas del país.

Durante una visita a la planta de Loma La Lata, el gerente general de Mega, Alejandro Fernández, explicó que a raíz del desarrollo de Vaca Muerta se prevé “un futuro con mucha más disponibilidad de materia prima. Hoy tenemos más gas del que somos capaces de procesar; estamos rechazando unos 7 millones de m³ diarios que pasan por nuestra planta y no le podemos separar los líquidos”.

Fernández comentó que el objetivo de la empresa es duplicar la capacidad instalada hacia 2024, pero esa millonaria inversión estará condicionada por la existencia de un mercado para el metano. De todas formas, hacia 2020 la compañía piensa que estará en condiciones de procesar otros 8 millones de m³ diarios, a través de ampliaciones modulares.

MAS-E-p04-pieza.jpg

Para el gerente general de la empresa cuyos accionistas son YPF, Dow y Petrobras, el crecimiento dependerá de la capacidad del país de exportar hacia la región y de concretar inversiones en grandes terminales de licuefacción para llegar a otras partes del mundo mediante barcos metaneros.

Más allá de la abundancia del gas, lo importante para una compañía de este tipo es la calidad de la materia prima. Fernández se entusiasma con el desarrollo de la franja de gas húmedo de Vaca Muerta, el horizonte más jugoso para el negocio de Mega.

“Ahora hay corrientes que están entrando de la ventana de gas húmedo y condensado, y gas asociado al black oil de Loma Campana. Cada vez que hay proyectos que se corren al este de la cuenca es más interesante para nosotros”, señala.

Sucede que los pozos ubicados en esa zona son ricos en productos de mayor valor, como propano, butano y gasolinas.

“Hacen falta inversiones para la evacuación de todos los desarrollos de Vaca Muerta, y nosotros vemos claramente una oportunidad para Mega para ser viabilizadores de los desarrolladores petroquímicos de Bahía Blanca”, asegura Fernández acerca del futuro de la cuenca, en un contexto de crecimiento de producción.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído