Miguel Gutiérrez: "Sentimos el deber de mostrar el camino del GNL"

El presidente de la compañía nacionalizada anticipa que ya encargaron un estudio para definir la mejor opción para el futuro del gas licuado.

POR FERNANDO CASTRO - fcastro@lmneuquen.com.ar

Miguel Gutiérrez lleva poco más de tres años como presidente de YPF, la empresa que a principios de la década comenzó a fijar el terreno de lo posible: Vaca Muerta era parte de la más pura realidad. Eran los albores del paradigma no convencional. Al conductor de la petrolera más grande del país le toca una etapa en la que ya empieza a verse el salto de escala. Un momento en el que, de hecho, la industria busca la forma de transitar ese camino. YPF acaba de marcar un hito histórico: exportó su primer cargamento de gas natural licuado (GNL).

En diálogo con +e, Gutiérrez, que pasó por Neuquén para el Precoloquio de IDEA, anticipó cuáles son los planes para el gas neuquino. “Sentimos la obligación de mostrar el camino del GNL”, dijo. “Sabemos que todo funcionó bien en la primera exportación, ahora debemos determinar el camino más eficiente para poder colocar ese gas”, sostuvo. Al mismo tiempo, consideró que lo más importante para este momento del país es establecer los “consensos” acerca de la importancia de la industria shale, al margen de los gobiernos de turno.

–¿Qué es de lo más importante que deja el Precoloquio de IDEA en Neuquén?

Creo que se trata de ratificar lo que se viene haciendo, para de alguna manera igualar el nivel de conocimiento de todos. Y la segunda cuestión que para mí es muy importante, implica definir en conjunto un poco la agenda hacia adelante. Cómo logramos que Vaca Muerta se convierta en lo que debe ser. La realidad de hoy nos muestra que tenemos 1100 pozos realizados y en Permian (Estados Unidos) hay 15 mil. Cuando se dimensiona esto, vemos que estamos muy bien ubicados pero también que necesitamos una agenda hacia adelante.

–¿Se necesita una nueva ley nacional para darle impulso a Vaca Muerta, un cambio en las regulaciones de la industria?

Hay cosas que son necesarias. Ratificar los marcos existentes, hacer cambios en algunos, incorporar otros y, lo que es más importante, asegurarnos de que hay consensos alrededor de este sector. La importancia de la energía como concepto ampliado, como motor de desarrollo de las actividades industriales existentes y no existentes en la región Mercosur, incluido Chile. Y poner en valor ese conjunto, que sea ratificado por todas las partes, el sector privado y el público, y no importa el color político del cual provengan. Eso es lo que yo aspiro que se haga en lo que viene.

–Acaban de marcar un hito historio con la primera exportación de GNL. ¿El objetivo es ratificar ese rumbo en el corto plazo, o generar gas licuado para reinyectar en períodos de mayor demanda?

Esto fue probar que todo funcionara bien, tanto las barcazas como las obras de tierra y demás. A eso le adicionamos unos días de operación y pudimos realizar esa primera exportación. Ahora sabemos que estamos bien ubicados para poder iniciar una exportación secuencial para cuando el periodo invernal finalice y, llegado el caso, podemos hacerlo antes.

Ahora sabemos que todo funciona bien y estamos preparados. La idea es buscar el mecanismo más eficiente para colocar ese gas. Puede ser colocado con buques metaneros que entran, como fue en este caso, por el puerto de Escobar, se vacían y luego buscan el GNL. Pero también puede haber otro modelo de negocios. Se puede desarrollar a través de tomar el gas ahí y llevarlo a otros países como Uruguay y Brasil. Todavía estamos investigando las oportunidades que puede haber.

–¿ Y el gran proyecto de la planta de licuefacción, que para algunos debe ser en Bahía y para otros en Chile?

O en ambos lugares (risas).

–¿Qué tan posible es?

Hace tiempo que estamos trabajando en eso. Vemos una obligación y un rol de liderar ese mercado, no porque queramos hacer la planta, sino porque creemos que tenemos que darle a la Argentina una idea de lo que podemos hacer. Hemos decidido hacer una ingeniería conceptual del tema. Tenemos equipos multidisciplinarios hace un año que trabajan en eso. Nuestro compromiso es presentar a fin de año las alternativas posibles. Esto puede incluir una planta de licuefacción, dos, una planta onshore, un tren inicial y varios adicionales, y todo lo que viene detrás. Porque esto hay que mirarlo como cadena de valor integrada del gas.

-¿Qué más implica ese estudio?

Definir qué tipo de caños tenemos que construir para abastecer esas plantas, qué tipo de plantas de separación de gases debemos tener. También qué proyecto petroquímico deberíamos ampliar y construir, no solo para Argentina sino para el Mercosur y desplazar así importación de petroquímica.

Al final del día tenemos que desarrollar el upstream, porque si no hacemos todo esto, no vamos a poder desarrollar el upstream. Respecto de nuestro liderazgo, lo que queremos es poder decirles a nuestros accionistas “esto es lo que nosotros hemos estudiado, súmense”. Ese es el camino que estamos transitando con nuestra primera exportación de GNL.

–En shale oil, ¿es Bandurria Sur la próxima apuesta?

En Bandurria Sur ya hay algunas zonas en las que estamos casi en desarrollo. No habría que pensar en Bandurria Sur como un bloque amplio. Nosotros le hemos dicho al mercado que nuestros barriles equivalentes de petróleo van a estar en -2% o -3% a fin de año. Obviamente, porque ya avizoramos un mercado del gas más dificultoso. Tuvimos muchos cortes, como ya lo dijimos en el primer tramo del año. No teníamos demanda, y a partir de los incentivos vigentes hemos canalizado la demanda al petróleo, con una curva de crecimiento de la producción que se va a ver muy claramente sobre todo hacia el último trimestre, finales del año y principalmente en el 2020.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario