El clima en Neuquén

icon
Temp
61% Hum
La Mañana Vaticano

Rebelión en el Vaticano: los empleados le reclaman al Papa derechos laborales

La demanda de un grupo de 49 trabajadores del museo, donde los sindicatos no son reconocidos, puso en alerta a las autoridades de la Santa Sede.

Es la primera vez que ocurre, lo que llamó la atención de los medios italianos y preocupó a las autoridades del Vaticano. Un grupo de empleados de los Museos Vaticanos presentaron una demanda colectiva a las autoridades donde reclaman derechos laborales como cualquier otro trabajador.

El grupo es menor en relación al total. Se trata de 49 de los 700 que tienen los museos. Pero se cree que puede ser una avanzada de un movimiento más amplio que podría cambiar las normas internas.

Según revela el Corriere della Sera, el grupo está representado por la abogada italiana Laura Sgro, quien presentó una demanda el 23 de abril pasado ante el cardenal Fernando Vérgez Alzaga, presidente del Governatorato.

El cardenal Fernando Vélez Alzaga, con el papa Francisco.
El cardenal Fernando Vélez Alzaga, con el papa Francisco.

El cardenal Fernando Vélez Alzaga, con el papa Francisco.

Vérgez Alzaga, un hombre de estrecha confianza del papa Francisco, se encarga de supervisar el funcionamiento diario del Estado Ciudad del Vaticano. Se ocupa de la policía, los bomberos, el servicio de salud, los museos y el personal administrativo.

Ahora tiene que hacer frente a esta demanda que reclama un mejor pago por antigüedad, bajas por enfermedad y compensaciones de horas extra, algo habitual en cualquier empresa.

El Vaticano no reconoce a ningún sindicato y los empleados no tienen representación laboral, explica el diario italiano. Por eso la demanda tiene tanto impacto.

Cuál es el planteo en el Vaticano y por qué ahora

Los empleados quieren que las normas laborales del Vaticano, muy anticuadas y estrictas, se adapten a las de los otros países europeos más avanzados. Por lo menos exigen las protecciones básicas para todo trabajador.

Al parecer, el malestar viene hace tiempo y no solo en los museos. También en otros lugares de trabajo de la Ciudad del Vaticano.

En el documento entregado a las autoridades, la abogada también se plantea una cuestión de coherencia en relación a las tradicionales enseñanzas del Papa Francisco.

Allí explican que permanentemente el Pontífice cita los derechos de los trabajadores en relación a la Doctrina Social de la Iglesia, “pero luego internamente el Vaticano no presta la misma atención a sus empleados”.

Visitantes en los museos del Vaticano.
Visitantes en los museos del Vaticano.

Visitantes en los museos del Vaticano.

También denuncian, por ejemplo, que las horas extras se están pagando menos que las ordinarias. Y piden mayor transparencia sobre cómo se otorgan los ascensos de los empleados, que se restablezcan las primas por antigüedad y que el Vaticano cumpla las normas italianas sobre ausencias por enfermedad.

De acuerdo al Corriere della Sera, la pandemia del covid hizo “estallar el problema” porque frente a la emergencia sanitaria, y ante la ausencia de redes de seguridad social, “el Vaticano tomó medidas drásticas”.

En octubre de 2021, la Dirección de Museos y Patrimonio Cultural redujo el monto de las horas extras. Y en noviembre de ese mismo año, explica el diario, Francisco impuso la suspensión del aumento de antigüedad para los años 2021-2023.

Esto se habría debido a que en pandemia los museos estuvieron cerrados, lo que significó una pérdida enorme para el Vaticano. Sin embargo, los empleados siguieron cobrando sus sueldos.

Uno de los pasillos del Museo del Vaticano.
Uno de los pasillos del Museo del Vaticano.

Uno de los pasillos del Museo del Vaticano.

Jugosos beneficios especiales en el Vaticano

Las autoridades sostienen que si bien son comprensibles los reclamos, hay que destacar los beneficios que tienen los empleados del Vaticano, bastante diferentes a otros trabajos.

Primero, dicen, nadie fue despedido en los últimos once años pese a la racionalización de gastos que se vienen haciendo.

Por otro lado, aclaran, los empleados de la Santa Sede cuentan con enormes ventajas que pueden considerarse sobresueldos: “tienen acceso a comercios y el supermercado del Vaticano con precios totalmente distintos, muchos más baratos”.

La nafta tiene un precio especial, así como el servicio sanitario para ellos y sus familiares, lo que ya implica una importante reducción de los gastos.

Lo cierto es que la demanda colectiva generó preocupación en el Vaticano, que ahora trata de resolverla sin provocar ningún escándalo.

Te puede interesar...

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario