A menudo se escucha en las calles que Neuquén es un lugar caro para vivir, aunque pocos se hayan puesto a sacar cuentas para corroborarlo. La frase, que ya se convirtió en latiguillo, tiene gran parte de verdad. Si se comparan los precios de esta ciudad con los de la capital del país, acá cuesta hasta un 30 por ciento más caro el acceso a una vivienda, la comida y la movilidad. En cambio, no hay demasiada diferencia en ropa, tecnología y entretenimiento.

Te puede interesar...

A diferencia de Buenos Aires, Neuquén no dispone de estadísticas precisas sobre el costo de vida y la canasta básica. La única medición oficial abarca a la Patagonia como región y los datos más actuales se remontan a junio del año pasado. Desde entonces, la inflación en nuestra ciudad trepó un 38 por ciento

Pero hay comparaciones que son infalibles. Según un relevamiento de este diario en supermercados y cadenas comerciales con sede en Neuquén y en Capital Federal, acá se paga hasta un 30 por ciento más por los mismos productos.

La alimentación es uno de los rubros en los que más se nota la brecha. Por ejemplo, el litro de leche de una misma marca cuesta acá 43 pesos en las góndolas y en Buenos Aires sale 39.

La carne, otro infaltable en la dieta familiar, tiene una diferencia aún mayor. Mientras que la tira de asado en Neuquén sale de 311 pesos el kilo, los porteños la pagan a 240. Y la picada común, por la que los neuquinos desembolsan 165 pesos el kilo, allá está a 140.

alquileres

De los alimentos indispensables en la mesa, la excepción donde Neuquén resulta más barato son los panificados. Acá, el kilo de flauta ronda los 75 pesos, en tanto que a metros del Obelisco promedia los 80.

En movilidad, en cambio, otra vez pierden los bolsillos neuquinos. El boleto de colectivo local sale 21,5 pesos y aún está pendiente la actualización de 2019, mientras que en Buenos Aires el pasaje ya subió y quedó en 18 pesos. Con los taxis, la bajada de bandera acá está a 39,60 y la ficha a 3,96, cuando en la capital del país cobran 38,50 y 3,85 respectivamente.

El dato: el alto poder adquisitivo de los petroleros, los mejor pagos en Neuquén, hace su aporte.

En el mercado inmobiliario también hay que pagar más por vivir en Vaca Muerta. El metro cuadrado construido de un departamento a estrenar de gama media cuesta alrededor de 3 mil dólares en Neuquén y el promedio en Capital Federal son 2500 dólares, según los informes estadísticos del gobierno porteño.

En alquileres, la media por una vivienda de 70 metros cuadrados en una buena ubicación son 13.500 pesos en los barrios porteños, pero los neuquinos desembolsamos unos 18 mil.

Con los servicios públicos, el vaso está por la mitad. Neuquén tiene una de las tarifas de luz más caras del país, pero acá no se aplicó aún la suba de 2019, que sí les cayó a los porteños. Y en gas, aunque tenemos el subsidio patagónico, Nación dispuso aumentos periódicos más fuertes y perdimos parte de la ventaja respecto de Buenos Aires.

En otros rubros como indumentaria, entretenimiento y tecnología, los precios son similares a Capital Federal para las grandes cadenas. Sólo en comercios pequeños, los productos neuquinos pueden tener un valor más alto porque pesan mucho los costos de alquiler del local y transporte.

Con mayor o menor diferencia, la balanza final confirma que no hay mito: para los que no tienen sueldos petroleros, vivir en Neuquén sale caro.

colectivo

Con menos de $30.000 por mes, una familia es pobre

Según la última medición de la canasta básica patagónica y el índice de inflación, una familia neuquina necesita al menos 30 mil pesos al mes para no ser pobre. En la Ciudad Autónoma Buenos Aires, el piso es de 26.442 pesos.

En Neuquén, la pobreza y el costo de vida se miden a través de la Encuesta Permanente de Hogares, que elabora el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec). Los relevamientos abarcan el conglomerado de la capital neuquina y Plottier.

En el cálculo de los gastos, se toma una canasta básica de alimentos y servicios común para toda la Patagonia.

Para Neuquén y Plottier, los últimos datos oficiales corresponden a junio de 2018. En ese momento, según el Indec, una familia neuquina necesitaba 22.952 pesos al mes para no caer en la pobreza. Eso reveló que el 25,8 por ciento de los vecinos del conglomerado estaba por debajo del umbral de pobreza, o sea, 76.690 personas.

En el mismo mes de junio de 2018, la línea de pobreza en Capital Federal para una familia tipo eran 19.601 pesos. Y para enero de 2019, el piso porteño saltó a 26.442 pesos, es decir, un 35 por ciento más que a mediados del año pasado.

Para Neuquén, el Indec aún no publicó datos actualizados de 2019.

Sin embargo, si se aplica el mismo incremento que hubo en Buenos Aires, la línea de pobreza debería estar en 30.985 pesos para una familia de cuatro integrantes, dos adultos y dos niños. Y si, además, se incluye en la cuenta que la inflación en la capital neuquina desde junio llegó a un 38 por ciento, por arriba de la porteña, el resultado debería ser incluso mayor.

Embed

LEÉ MÁS

Tener un auto en Neuquén cuesta unos $8 mil por mes

La inflación de enero fue del 2,97% en Neuquén

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído