El clima en Neuquén

icon
10° Temp
49% Hum
LMNeuquen adultos mayores

Neuquén se asegura el cuidado de los adultos mayores en residencias

Por medio de un dispositivo de asistencia, el Ministerio de Salud junto a Desarrollo Social acompañan semanalmente sus necesidades físicas y psicosociales en medio de la pandemia.

Si bien la pandemia por coronavirus afectó en mayor o menor medida a toda la sociedad y sus sectores, los adultos mayores son quienes más se han visto afectados, no solo por un virus que parece vulnerarlos, sino también por el aislamiento y la estigmatización que hay sobre la vejez. Por eso, desde el Ministerio de Salud en conjunto con Desarrollo Social han ideado un dispositivo de abordaje interdisciplinario para acompañar a aquellos que se encuentren internados en instituciones.

“La idea es poder tener un acompañamiento semanal por parte de los ministerios para que los adultos mayores puedan ser cuidados no solo desde lo sanitario, sino también desde un abordaje psicosocial”, aseguró a LMN María Pariente, trabajadora social y Directora General de la Coordinación del Concejo Provincial de adultos mayores, perteneciente a Desarrollo Social.

Te puede interesar...

Para ello brindan una tarea articulada entre ambos ministerios que llega a los casi 55 hogares de ancianos de toda la provincia, tanto públicos como privados. “Desde Salud se les acerca todo el material necesario para la protección personal como camisolines, barbijos y antiparras”, aseguró Pariente, quien explicó que por el lado de Desarrollo Social se “hace el soporte más psicosocial, como encargarse de asegurar la llegada de trabajadores sociales, cuidadores, limpiadores y todo el tipo de personal necesario”.

“Es importante rescatar que el abordaje es biopsicosocial, no solo se interviene en la salud física, sino también se instrumenta a las personas en alternativas de comunicación ya que la pandemia genera muchas situaciones de angustia en las personas mayores”, explicó Pariente.

Sin embargo, no son las únicas medidas dispuestas por el dispositivo, ya que en aquellos casos donde un adulto mayor necesite ingresar a un hogar en medio de la pandemia, desde el trabajo interdisciplinario ministerial se encargan también de acomodar una “habitación de aislamiento, donde el interno recibe todas las atenciones con personal específico por las dudas de que venga con COVID”, aseguró Pariente. Una vez terminado ese aislamiento, similar al que deben cumplir quienes ingresen a la provincia durante estos tiempos, “se reincorpora normalmente a la institución”.

“Se trata de trabajar sobre la prevención y rehabilitación ya que las instituciones y residencias son grupos muy vulnerables”, pero además, en los casos que se den contagio dentro de estos hogares, la intención de los ministerios “es poder darles todo el apoyo necesario”, contó la mujer.

Estigmatización de la vejez

En más de una oportunidad los adultos mayores de la sociedad se han quejado por la mirada prejuiciosa que tienen hacia ellos y su edad. Pero más que nada, por tratarlos de incapaces de sobrevivir a la pandemia: “Hay una mirada prejuiciosa en torno a la vejez y en la pandemia ha salido la mirada más geriátrica y biologicista acerca de esta población”, se quejó Pariente. “Vulneran su independencia y su capacidad de decidir, pero en Neuquén tratamos que esto no sea así y que el derecho al cuidado de la salud física no termine vulnerado como otros derechos”, aseguró. .

Medidas para resguardar su integridad física

Con el inicio de la pandemia, los pacientes que por cuestiones sociales se encontraban internados en los distintos hospitales provinciales fueron trasladados a la residencia Don Bosco. “Al necesitarse las camas para atender a enfermos de covid, decidimos sacarlos de allí para que no les falte nada”, explicó Pariente.

Además, también hay un centro especial para cuidado de pacientes adultos mayores con covid positivo. Es el Centro Nazaret, donde “se ha hecho un abordaje muy importante que no se ha visto en otras provincias en cuestión de adultos mayores”.

Este trabajo ha sido extendido incluso a los internados ilegales, es decir aquellos que se han descubierto y que funcionan sin la habilitación provincial. “Obvio que tienen su respectiva sanción, pero la prevención no los puede dejar afuera”, admitió.

Si bien “en la provincia hay instituciones que funcionan bien y otras que tienen mayores dificultades, la situación general es buena”, explicó Pariente. Desde el dispositivo ministerial han identificado que los hogares y residencias “se han mostrado muy abiertas y predispuestas a pedir y recibir ayuda y eso es algo bueno porque prioriza la salud de los internos”, concluyó.

Lo más leído