El clima en Neuquén

icon
21° Temp
64% Hum
La Mañana cáncer

Alerta por el cáncer de piel: "Un bronceado es una piel gritando ayuda"

Los dermatólogos buscan erradicar la moda de tomar sol y que más pacientes usen la sombra como aliado para el verano.

A pesar de la insistentes campañas de información para prevenir el cáncer de piel, los dermatólogos siguen encontrando a pacientes que se exponen al sol sin ningún tipo de cuidado. En un contexto de cambio climático, cuando los veranos parecen apurar a las personas a vestir menos ropa o buscar refugio en el mar, el río o el lago, desde la Sociedad Argentina de Dermatología buscan romper el vínculo entre piel morena y belleza. "Un bronceado es una piel gritando ayuda", expresó la dermatóloga Carla Minaudo.

"Con el correr del tiempo la gente va tomando conciencia sobre el riesgo de tomar sol, pero todavía hay muchas personas que no se protegen de forma adecuada o que no se cuidan de manera deliberada", dijo la especialista y afirmó que los motivos no son siempre económicos. Aunque admitió que los precios de los protectores solares son elevados y encarecen el presupuesto para una familia que se va de vacaciones, hay muchos que eligen no cuidarse "por la imposición de una moda de estar bronceados para verse más lindos".

Pese al riesgo comprobado que tiene la exposición al sol como causa principal del cáncer de piel, la ANMAT sigue considerando a los protectores solares como un producto cosmético. De esta manera, los artículos no tienen cobertura de obras sociales o prepagas, por lo que una botella del producto hoy tiene un valor que ronda los 10 mil pesos. "Es difícil afrontarlo para las familias, por eso decimos que la sombra o la vestimenta también pueden ser aliados para ahorrar", aclaró.

Minaudo aconsejó adquirir siempre protectores solares en las farmacias, que están probados en sus niveles de protección contra el sol. A su vez, aconsejó utilizarlos de manera adecuada; es decir, aplicar una cantidad abundante de factor 30 o superior y reforzar cuando pasan más de dos horas de exposición al sol, cuando se practican deportes acuáticos o se transpira, porque las partículas protectoras se desprenden de la piel.

Para evitar lesiones en la piel y el riesgo de cáncer, recomendó aplicar protector abundante 20 minutos antes de exponerse al sol. "La mayoría se aplica una capa muy fina y así, el factor 30 se convierte en un 20 o un 15. Por eso decimos que una persona en traje de baño debe aplicarse el volumen equivalente a una pelota de golf", expresó. La ropa, la sombra y los horarios son también buenos recursos para cuidarse de la radiación.

protector solar sol cancer de piel verano.jpg
La sombra y los protectores de factor 30 o superior son aliados para evitar el cáncer de piel.

La sombra y los protectores de factor 30 o superior son aliados para evitar el cáncer de piel.

"Hay que tener en cuenta que el agujero de ozono sigue e incide sobre todo en la zona sur", dijo y agregó que aquellos que veranean en zonas de montaña están todavía más expuestos, porque la radiación aumenta con la altura sobre el nivel del mar. "Las recomendaciones son las mismas: buscar sombra y no exponerse entre las 10 y las 16", informó.

Aunque tradicionalmente se asocia la piel bronceada con el estilo de vida saludable al aire libre, Minaudo afirmó que hace falta deconstruir esa idea para entender que las pieles no expuestas al sol representan una imagen de salud. "Así como se dejó de fumar por las campañas contra el tabaquismo, sería bueno que las figuras públicas e influencers dejen de mostrarse tomando sol", aclaró.

Si bien es cierto que la exposición al sol hace su aporte para fijar la vitamina D, la médica aclaró que 15 minutos de exposición en brazos y piernas sólo tres veces a la semana es suficiente para cumplir la recomendación de los endocrinólogos y agregó que las pieles morenas son "una moda que se puede cambiar", en lugar de considerar estética a una piel lesionada.

"La piel bronceada es un mecanismo del cuerpo para protegerse de algo nocivo como la radiación ultravioleta", dijo y pidió especial atención a las personas que tienen más de 50 lunares, y que deben tener especial atención a su piel, más allá de la temporada de verano, ya que son los que tienen más riesgo de padecer un cáncer especialmente agresivo que s llama melanoma. "Aconsejamos hacer un chequeo anual, independiente del verano, para poder hacer una detección precoz y tratar el cáncer de piel", informó la especialista.

Minaudo aclaró que el cambio climático no incide en el riesgo de cáncer, pero el aumento general de la temperatura sí motiva acciones humanas que elevan los peligros. Como los veranos parecen anticiparse, la gente usa ropa de mangas cortas antes de tiempo o busca más refugio en ríos, lagos o piletas, y eso incrementa su exposición al sol y, de este modo, también la posibilidad de padecer cáncer.

Por eso, insistió en los recaudos básicos: no exponerse al sol entre las 10 y las 16, aplicarse protector solar abundante y de forma adecuada de un factor no menor a 30, utilizar la sombra y también ropa que cubra la piel, anteojos de sol y sombreros de ala ancha para cuidarse y no extender la exposición por más de dos horas.

Para los padres, recordó que los bebés menores a seis meses no deben exponerse al sol y tampoco usar protector solar. Entre los seis meses y los dos años se aconseja tener máxima precaución y la aplicación de protectores solares que sean de uso pediátrico. En lo posible, se aconseja usar trajes de baños de mangas largas, sombrillas y hasta media sombra en las piletas, para que la sombra se convierta en un aliado para ganar en salud y también ahorrar en protector solar.

Una moda que desafía la salud de la piel

Aunque la Sociedad Argentina de Dermatología insiste en la importancia de deconstruir los hábitos vinculados al verano y el hábito de tomar sol, las modas que valorizan la piel bronceada todavía persisten. En ese sentido, la tecnología cosmética evolucionó con nuevos avances en los autobronceantes para lograr el efecto en la piel sin generar riesgos de cáncer.

"Son sustancias inocuas, no hacen daño y no se absorben, producen una reacción química en la piel que provoca color bronceado en la superficie, están aprobados y no producen daños", informó la dermatóloga Carla Minaudo sobre los productos que se usan para oscurecer el tono en la piel sin exponerse al sol. Así, la tecnología aporta a generar una transición entre el gusto estético y los cuidados de la piel, como ocurre con los trajes de baño diseñados para niños pequeños, que cubren brazos y piernas con telas flexibles que les dan protección y comodidad.

Para Minado, sin embargo, hace falta generar un cambio de hábitos para que los juegos infantiles a la sombra sean la moneda corriente durante el verano y que también se erradique la práctica de tomar sol como una actividad más de las vacaciones en el mar, el lago o los ríos.

Te puede interesar...

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario