El clima en Neuquén

icon
Temp
81% Hum
La Mañana Almendra

Almendra, la disquería más antigua que con el renacer de los vinilos desafía y resiste al streaming

Daniel lleva 36 años al frente del negocio de Láinez 185, en donde atesora más de 3 mil vinilos, 12 mil cds y cinco mil cassetes. Presente y pasado de un local donde los melómanos siguen buscando ese símbolo de nostalgia ahora vuelto moda.

En el año 1988, Daniel Villarreal le daba vida, sin ni siquiera imaginarlo, a lo que actualmente es la disquería más antigua de la ciudad, que también forma parte de la historia comercial del bajo neuquino. Con 24 años, decidió bautizar a su local Almendra y así también dejar plasmado su fanatismo y homenaje a Luis Alberto Spinetta, quien fundó en 1967 la legendaria banda que lleva el nombre del comercio.

Si algún día de la semana algún peatón pasa o deambula por Láinez 185 podrá escuchar a la distancia algún tema de cualquier artista sin importar el género. En esta incursión, en el arribo al reducto musical “Símbolo de paz” de Charly García –canción incluida en el álbum Parte de la religión- funcionó y sonó como tema bienvenida.

Ni bien se puede acceder a Almendra, la vista comienza a desviarse a cada rincón del espacio. Es que Daniel en estos 36 años de vida que tiene el local atesora más de tres mil vinilos, unos doce mil discos compactos (cd) y cinco mil cassetes. Y si bien es sabido que la tecnología y diferentes plataformas han puesto en agonía a los citados formatos, para los melómanos sigue siendo un placer escuchar música en vinilo y hacer oído sordo a las plataformas de streaming.

SFP Daniel Villareal Disqueria ALmendra (9).JPG

“Cuando abrimos el local junto a mi esposa comenzamos vendiendo cassetes porque se iba terminando la venta masiva del discos. Los que teníamos los íbamos liquidando”, contó Daniel, quien agregó: “Era lo que consumía la gente sino tenía que escuchar la música de la radio o de algún cassette que grababa, pero tenía que tener la suerte que el tema no sea pisado por el locutor”, recordó el dueño de Almendra, que previo a la apertura de la disquería había abierto dos años antes un kiosco en el mismo local.

Lo distintivo de Almendra

Paralelo a Almendra, en Neuquén también se encontraban otras casas destinadas a la música como Joyita Discos, ubicada en Perito Moreno a metros de la Av. Olascoaga, Papillón sobre calle Sarmiento; Fonoteca, situada en Mitre, Melodías (pequeño local que se instaló casi en Olascoaga y Sarmiento) y TodoMúsica en la Avenida Argentina, que luego derivo en venta de instrumentos hasta la actualidad.

En el lateral derecho del recinto, en donde también se pueden ver cajas en el piso llenas de discos –a esta altura el espacio ya quedó chico por el desborde de material-, se encuentra miles de cintas en los que se pueden encontrar artistas como Leonardo Favio, Fausto Papetti, Julio Iglesias, Los Chalchaleros, Morisey, Stevie Wonder –en la tapa del cassete destaca el hit ´’Una chica al rojo vivo’-” y hasta Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota, que aparece con Oktubre, segunda producción del Indio Solari y compañía. En Mercado Libre ese último material se vende entre 35 y 90 mil pesos, mientras en Almendra los cassetes parten desde los 5 mil pesos.

SFP Daniel Villareal Disqueria ALmendra (18).JPG

“El movimiento de gente en la calle Sarmiento en la década del ’80 se extendía hasta Laínez lo que significaba casi un paso obligado por Almendra. Mucha gente de los barrios venía a comprar al Viejo Almacén o Casa Tía y siempre se daban una vuelta y se llevaban algo”, rememoró Daniel, que transita los 60 años.

“En esa época elegían escuchar Pink Floyd. Michael Jackson, Ricky Maravilla, Credence. Después estaban los compilados como 17 Top lentos o Llena tu cabeza de Rock, que reunían los hits de diversos artistas que se escuchaban mucho”, añadió. Entre los artistas regionales que se dedicaban a la denominada Cumbia Campera figuraban Pancho Villamal. Los Millari, Los Picunches y Los Chama de Cristal.

Curiosamente Villarreal reveló que hay varios artistas actuales han decidido volver a los viejos cassettes. “Billie Eilish,Taylor Swift Lady Gaga, Dua Lipa ya lo hicieron hace solo un par de años atrás. Acá se dio con Las Pelotas, Babasónicos, Riff, Almendra y Rata Blanca. Esta el coleccionista y busca tener todo. El vinilo, cd y cassette. Inclusive el Magazine que tiene una cinta de seis centimentos de ancho. Se busca cualquier pieza relacionada con el cantante del cual se es fans”, afirmó.

Por otro lado, Daniel explicó que el gran problema que existe es que no abundan los reproductores de cassetes. “Me han preguntado y hasta pedidor por los equipos. Pero no sé si es una garantía”, contó el también melómano. Según un informe publicado en el portal Billboard, “las ventas de cintas aumentaron 443% los últimos 7 años”.

Moda retro de los vinilos

El CD fue el formato líder de la industria musical en la década de 1990 y causó una revolución en el mercado al ofrecer mayor resistencia que los vinilos y una calidad de sonido muy superior. Parte de nuevas generaciones hace pocos años atrás conocieron este formato. “Fue una explosión y se vendía muy bien. Lo primero que se buscaban eran clásicos de los Rolling Stones, Beatles, AC/DC, Zepellin. Buscaban esas bandas para apreciar el nuevo sonido y las diferencias que había. La música sinfónica era elegida para escucharlos arreglos y toda esa instrumentación. Cambió totalmente todo para el melómano que tuvo que comprar todo desde cero. Hasta el año 2010 fue fuerte el cd”, contó el fans de Spinetta, sobre el formato que este año cumple 42 años. “

SFP Daniel Villareal Disqueria ALmendra (13).JPG

“Comenzó su declive con la aparición del MP3 y otros reproductores de música. Hoy está saliendo mucho más el vinilo que el cd. Y tiene que ver con esta moda retro y resurgir de los disco que viene creciendo de a poco todos los años”, comentó Villarreal.

Un vinilo nuevo tiene un costo de 20 mil pesos, mientras uno usado anda alrededor de los cinco mil. El cliente que llega al local va desde los 25 a los 50 años. “Con el vinilo sucede como un redescubrimiento de la gente. Los vinilos actuales tienen más peso. Los purista dicen que son mejores los disco antiguos por su sonido, pero para un oído normal es lo mismo”, analizó Daniel.

Otro dato a destacar es aquellas personas que no tuvieron acceso a un tocadiscos y hoy por tener un buen nivel adquisitivo se pueden permitir ese gusto. “Es gente grande que ahora puede acceder y poder buscar sus artistas preferidos. Hay un poco de nostalgia en todo eso”, reveló Villarreal.

"En el caso de los más jóvenes llegan con discos viejos de sus padres y viene a canjearlos por álbumes de Harry Styles o Miley Cyrus, por ejemplo. Compramos vinilos usados y canjeamos. Todo dependen del estado del disco y de lo que tenga (por los artistas)”, aclaró.

En este resucitar los tocadiscos se podría decir que están viviendo una nueva etapa de oro gracias a una moda que siguen aquellos que rechazan las modas dominantes, por lo cual el formato analógico se ha convertido en su preferido. Precisamente, ese objeto que data de años, se puede adquirir en Almendra; el tocadisco modo maletín está a un precio de 140 mil pesos, mientras algo más sofisticado parte de los $35 mil. “El modo maletín es más genérico y se da la modalidad de trasportarlo a cualquier lado para compartir música. Tiene una salida auxiliar y cuenta con dos parlantes chicos. Para quienes arrancan con esto está bien”, sentencia Daniel.

La pasión de un cliente

Miguel Sanz, de 52 años, quien se encontraba adquiriendo un vinilo contó que hace 10 años comenzó a coleccionar y a disfrutar de los LP. “Antes tenía que tener mucho bastante dinero para tener todo. Me fui armando de a poco y ahora lo disfruto”, afirmó Sanz, quien dijo que tiene alrededor de 600 sencillos y 1.500 cds. “El problema de los vinilos es que siempre uno dice que no va a comprar más y terminas llevándote algo”, destacó el cliente.

En tanto, Villareal valoró que hay muchos chicos que se inician como Dj vienen a buscar lo suyo. “Son los chicos que se encuentran experimentando".

Para el fundador de la disquería que sigue en pie a pesar de la avanzada tecnológica sobresalen otros factores detrás de lo que lleva adquirir un vinilo. Quitar el envoltorio, apoyar la púa son experiencias que no se pueden tener con un CD. Con el vinilo tenés un contacto y una comunicación, no es simplemente almacenar música.

SFP Daniel Villareal Disqueria ALmendra (11).JPG

“Hay que tener el hábito de escuchar un vinilo, tener tiempo para mirar la tapa, gráfica y toda la información que hay. Dar vuelta un disco, sentir la púa, todo tiene su encanto. No es como otros dispositivos que se utilizan solo para acompañar o solamente para almacenar música. Es toda una terapia disfrutar de la música”, concluyó Villarreal, quien luego lanza con humor: “Ahora soy el Señor de los vinilos”, mientras posa entre risas para la foto.

Te puede interesar...

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario