El clima en Neuquén

icon
11° Temp
62% Hum
La Mañana identidad

Es neuquino, tiene 41 años y busca a sus padres biológicos

Este viernes irá al banco de sangre de las Abuelas de Plaza de Mayo para ver si no es hijo de desaparecidos o apropiado. Lo que sabe hasta el momento.

Se llama Darío Caputo. Su familia adoptiva le dijo que nació el 18 de noviembre de 1980. Pero su partida dice otra cosa: 13 de febrero de 1981; y su documento de identidad, el 18 de enero de 1981.

Lo que sabe es que nació en Junín de los Andes. Pero su partida también dice Huechulafquen, departamento Huiliches. Ni sabe en qué hospital estuvo. Solo que fue un bebé prematuro, que nació con siete meses de gestación y estuvo en incubadora.

La partida de nacimiento no dice tampoco que fue adoptado. Lo sabe porque su familia no se lo ocultó. Le dijo que lo cuidaron las monjas de un convento, y que su madre biológica era muy joven. Tenía 17 años. "Ahora realmente no sé si me dio en adopción. Tengo muchas dudas, estoy confundido", expresó.

Hace poco comenzó a indagar sobre sus orígenes. Se hizo mormón, quiso bendecir su árbol genealógico y no pudo. Tenía demasiadas lagunas de información. "Hace poco me picó el bichito de querer saber más sobre mi identidad, de dónde vengo. Recién ahora con 41 años vengo a entender muchas cosas que no me había preguntado. Ni siquiera me había dado cuenta que mi partida de nacimiento decía otra cosa", confesó.

Dario Caputo 03.jpg

Su madre del corazón falleció hace más de un año, y a ella no pudo preguntarle nada. Recurrió entonces a su padre, de 77 años, quien le dijo: "Yo sabía que esto iba a pasar. Por qué estas preguntas no se las hiciste a tu mamá. Yo solo fui a llevarle y te traje para acá (Buenos Aires). No sé más nada. Todo el papelerío lo hizo tu madre".

Su familia supo de su existencia a través de una monja de un convento que era hermana de un amigo de su papá. Después tuvo otra hermana adoptada en el Chaco, pero su proceso fue normal y ella sabe quiénes son sus padres biológicos. El matrimonio que los acogió también tuvo un hijo de sangre.

"Mi mamá siempre me dijo que los primeros meses estuve en incubadora y me cuidaron las monjas. Una de ellas, de apellido Pavone". Darío Caputo busca a sus padres biológicos.

Últimamente piensa mucho en todo lo que pasó con él cuando era un bebé, y duda de todo. Capaz que ni siquiera fue hijo de una madre adolescente que no lo quería o no lo podía tener. No obstante, dice que está seguro que sus padres del corazón no le ocultaron nada. Le dijeron lo que sabían, que no es mucho.

En su búsqueda por Neuquén descubrió en una publicación del diario La Mañana a las personas que habían sido sus testigos: Dulmira Riquelme y Belisario Generoso Rodríguez. Estas personas figuran en su partida de nacimiento. Sin embargo, luego constató que ambos fallecieron en un accidente de tránsito. Lo supo por una hija de ellos, también adoptada, que está viviendo en Balvanera (Buenos Aires). Su nombre es Alejandra Rodríguez. "Si hubiese tenido la curiosidad hace unos años, capaz que podía hablar con ellos. Pero no fue así, y ahora no creo que su hija sepa mucho", advirtió.

Dario Caputo 04.jpg

Actualmente Darío reside en Vicente López (Buenos Aires). Es técnico en sistema y papá de dos hijos. Este viernes se acercará hasta el Banco de Sangre de las Abuelas de Plaza de Mayo para comparar su ADN con todas las muestras que tienen. En cuatro o cinco meses sabrá si es hijo de desaparecidos o fue apropiado durante la última dictadura cívico-militar. "Me dicen que esto pudo haber ocurrido entre los años 1978 y 1983", dijo Darío.

Captura publicación LMN.JPG

Las monjas que le hablaron a sus padres, luego también le ofrecieron otro niño en adopción, pero como ya lo tenían a él, lo terminó adoptando otra persona.

Las personas que puedan aportar información relevante para ayudarlo a encontrar respuestas a algo tan elemental como la propia identidad se pueden comunicar al 11 5528-6884.

Te puede interesar...

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario