El clima en Neuquén

icon
13° Temp
76% Hum
La Mañana Dinamarca

Estefanis, la neuquina suelta en Dinamarca que disfruta de sus festejos y costumbres

La increíble historia de Estefanis Quiñiñires Vogel, oriunda de San Patricio del Chañar, que utilizando la visa “Working Holiday” vive y trabaja en Dinamarca desde hace un año. Es profesora de teatro y tatuadora.

El mundo está suelto, libre y gira a su antojo y las personas que “viajamos” en él tenemos las mismas facultades. Hay personas que las utilizan hasta casi poco y otras las utilizan para ir hasta el “infinito y más allá”. Así lo soñó primero y lo concretó después Estefanis Quiñiñires Vogel, una chica de 25 años oriunda de San Patricio del Chañar. Un día como cualquiera “cargó” todos esos sueños acunados desde niña y se embarcó en un largo viaje. Así es que unió su Chañar querido con Dinamarca. Ahora anda suelta por allí disfrutando de sus fiestas y aprendiendo sus costumbres. Desde aquel país nórdico en comunicación con LMNeuquén contó cómo fue y es posible esta experiencia intercultural.

“Gracias a la Visa de Working Holiday puedo trabajar y viajar por Europa. Ahora estoy viviendo y trabajando en Dinamarca”, expresó con frescura y naturalidad sabiendo que está experimentando el sueño de toda su vida en la que tuvo varios tropiezos pero que tuvo la fuerza y la templanza para seguir y levantarse una y otra vez. Hoy está viviendo y disfrutando el resultado de esos esfuerzos.

La joven que está viviendo su sueño dorado en las lejanas tierras del primer mundo tiene sangre neuquina. Su madre se llama Silvina Vogel y es nativa de San Patricio del Chañar. Su papá (policía provincial retirado) es Milton Quiñiñires y es oriundo de Mariano Moreno y descendiente de una tradicional y pionera familia de este pueblo del centro de la provincia.

“Soy Estefanis (sí, con S al final aclaró entre risas) Quiñiñires Vogel. Nací en Picún Leufú el 15 de abril de 1998, pero desde que tengo memoria viví en San Patricio del Chañar, así que considero que soy de esa localidad, pero también un poco de Mariano Moreno ya que pasé casi todas mis vacaciones de verano en ese bello pueblo y donde tengo muchísimos y buenos amigos y familiares”, contó a modo de presentación desde su residencia actual en Dinamarca. Contó además que cursó su ciclo de estudios primarios en el Chañar y su etapa secundaria en Villa Manzano. “Como verán desde chica ya vivía yendo de un lado a otro”, expresó Estefanis en referencia a ese espíritu innato de “viajar y viajar”.

Estefanis (2).jpg
Estefanis, en Dublin. En el fuero íntimo siempre “navegó” ese deseo de viajar y recorrer Europa.

Estefanis, en Dublin. En el fuero íntimo siempre “navegó” ese deseo de viajar y recorrer Europa.

Su alma viajera y la génesis de su sueño

Estefanis es una joven extrovertida, carismática y emprendedora. Nunca estuvo quieta, siempre tuvo el empuje suficiente para seguir adelante. Hubo dificultades y procesos difíciles pero logró sortearlos con éxito. “Desde muypequeña siempre tuve la mentalidad de querer vivir haciendo cosas que me gustaran. A los 17 años ya había terminado el secundario y me fui a vivir sola a General Roca a estudiar el profesorado de Teatro en el Instituto Universitario Patagónico de las Artes”, relató.

En ese contexto en el que amaba actuar tuvo que ser intervenida quirúrgicamente de la columna lo que le demandó atención y cuidados especiales. “Aún así yo no quería esperar a estudiar por lo que todos esos años era un ir y venir entre hospitales, de pasar por problemas de salud importantes y mucho tiempo internada”, recordó. Sin embargo todo eso quedó atrás cuando a los 21 años se recibió de profesora y ya tenía en su haber varias actuaciones en importantes teatros del país. “Con mi grupo de amigos que hice en la universidad hicimos muy lindas presentaciones. En esa época también estaba terminando una Licenciatura en Arte Dramático”, señaló.

Y fue justo en ese momento que el famoso “bichito invisible” la picó otra vez: ¿Y ahora qué?, se preguntó a sí misma. “Había llegado un momento en el que ya había cumplido muchas de las cosas que quería y sentía que era muy joven para ya tener definido lo que iba a hacer el resto de mi vida”, añoró aquellos pensamientos. Sin saberlo aún la vida le deparaba un nuevo horizonte y una nueva parte del mundo en su vida.

En el fuero íntimo de Estefanis siempre “navegó” ese deseo de viajar y recorrer Europa. Siempre se dice que sí está la capacidad de soñar también está la capacidad de hacerlo realidad, pero antes hay procesos que atravesar. “En un principio había pensado irme a Córdoba a trabajar y ahorrar para poder hacer un buen viaje por Europa algún día, pero mirando opciones y precios a futuro iba a tener que ahorrar mucho tiempo para poder hacer como mucho un viaje de solo dos semanas”, dijo sobre aquellas expectativas hasta que apareció la luz al final de túnel.

“En esa búsqueda de opciones me apareció la Visa 'Working Holiday' que es para poder vivir y trabajar por determinado tiempo en otros países, y el gasto era casi lo mismo así que dije “¿y si me voy a vivir directamente a otro país y allá trabajo y ahorro para poder seguir viajando?”

Hoy a la distancia recordó que “era una idea loquísima para mí pero no tardé ni tres horas en tomar la decisión de sacar la visa para Dinamarca, país con el que estaba fascinada”, aclaró. Se declaró “sumamente obstinada”. Al respecto dijo que “yo cuando me meto algo en la cabeza no me lo saca nadie. Esto fue a principios de 2020. Yo nunca fui de una familia de plata, encima estaba empezando la pandemia, no tenía trabajo y mucho menos ahorros, parecía que era una idea muy imposible, pero sabía que si realmente lo quería lo podía hacer”, recordó.

Estefanis (7).jpg
Uno de los paraísos nórdicos que le he tocado en suerte visitar y conocer es Budapest, la ciudad capital de Hungría. “Budapest me encanta. Es el último viaje que hice. Me habían dicho que Budapest de noche era maravilloso y pude confirmarlo. Toda la ciudad se ilumina”, contó.

Uno de los paraísos nórdicos que le he tocado en suerte visitar y conocer es Budapest, la ciudad capital de Hungría.Budapest me encanta. Es el último viaje que hice. Me habían dicho que Budapest de noche era maravilloso y pude confirmarlo. Toda la ciudad se ilumina”, contó.

Acuñaba tanto ese deseo que decidió mantener en secreto esa posibilidad que se había abierto en su camino que no quería generar expectativas que después no se cumplieran. “Fue un secreto por mucho tiempo, ni siquiera mi familia o mis amigos sabían al principio, pero no quería contarlo hasta que ya fuera algo más posible”, recordó. Para llegar a hacer realidad su sueño eran necesarios fondos económicos para sustentar los primeros tramos y requisitos de la visa. “Empecé a dar clases en talleres, primarias y secundarios, también aprendí a tatuar, así que en el último tiempo solo trabajaba para esto. El 70% de mi sueldo era para ahorros y vivía con muy poco, pero así llegué a juntar lo que necesitaba”.

Inició de la aventura soñada

Y llegó el gran día. El círculo se había cerrado. Tenía todo en orden y solo había que emprender el viaje a su aventura soñada. “En enero de 2023 me llegó la respuesta de la visa aprobada y en marzo metí toda mi vida en una maleta y me vine. Desde entonces ha sido todo un sueño, vine sola y sin hablar casi nada de inglés pero todo se va dando”, señaló con orgullo personal. Añadió que “a veces no caigo en todo lo que veo y lo que estoy viviendo. Ya pude viajar y conocer varios países. Está lleno de argentinos y eso también achica un poco los choques culturales”, remarcó.

Hay que destacar además que Estefanis se ha distinguido siempre por su carácter social y afable. Eso en las lejanías le ha permitido cosechar buenas amistades. “Hice amigos increíbles así que no me he sentido sola y está bueno estar abierto siempre a conocer a más personas”. En la faceta del trabajo que requiere la visa, la joven contó que “en cuanto al trabajo, todavía no puedo ejercer algo profesional porque no hablo fluido el idioma pero estoy aprendiendo para poder hacerlo en un futuro. Ahora con el nivel que tengo soy 'Room Controler' en un hotel, chequeo que todo en las habitaciones esté perfecto antes de que entre la gente y me pagan unos 20 euros la hora, así que los sueldos son muy buenos”.

La joven oriunda del Chañar siempre habló bien de sus afectos más cercanos y que son necesariamente su bastión principal en la etapa de los distintos sueños que fue cumpliendo hasta hoy. “En cuanto a mi familia, se extraña bastante pero ellos siempre me han apoyado y me alientan a seguir. Están súpercontentos con mis logros”, mencionó con alegría y satisfacción. Párrafo aparte guardó para su bisabuela Aurora Molina (quien va camino a cumplir 100 años) . “A ella la adoro, siempre ha estado y ha sido de mis personas favoritas.

En su momento fue una de las despedidas más dolorosas que tuve porque uno sabe que si algo pasa estando lejos, no podes hacer nada. Es uno de mis miedos más fuertes”, se sinceró. En ese mismo sentido recordó un triste momento familiar que tuvo que atravesar estando a casi 13.000 kilómetros de distancia. “Hace tres meses perdí a uno de mis hermanitos, no hablo mucho del tema porque me destroza, así que extraño a mi seres queridos y me duele como nunca, pero acá sigo luchando porque sé que es lo que ellos también quieren”, dijo con mucha congoja pero con fortaleza manifiesta.

Estefanis (3).jpg
“No sé si me considero una inspiración pero sí creo que abrí un poco el paso para que los jóvenes empiecen a creer que también pueden lograrlo y que no es un sueño imposible”, dijo Estefanis Quiñiñires Vogel.

“No sé si me considero una inspiración pero sí creo que abrí un poco el paso para que los jóvenes empiecen a creer que también pueden lograrlo y que no es un sueño imposible”, dijo Estefanis Quiñiñires Vogel.

A renglón seguido y consultada si se siente una inspiración para otros jóvenes de su edad, manifestó: “No sé si me considero una inspiración pero sí creo que abrí un poco el paso para que los jóvenes empiecen a creer que también pueden lograrlo y que no es un sueño imposible”.

También refirió que abrió una “ventana virtual” para todos aquellos que quieran saber de su experiencia y aventurarse en algún momento a vivir lo mismo. “Tengo mi canal de YouTube que se llama 'Viajando con Stef' y ahí he publicado todo lo que ha sido esta aventura, así que muy seguido me escriben para agradecerme y hacerme preguntas sobre el tema o contarme que también se quieren ir y ahora están averiguando todo. Eso me hace muy feliz”.

Budapest, su rincón europeo añorado

Uno de los paraísos nórdicos que le ha tocado en suerte visitar y conocer es la ciudad capital de Hungría.Budapest me encanta. Es el último viaje que hice. Me habían dicho que Budapest de noche era maravilloso y pude confirmarlo. Toda la ciudad se ilumina”, contó aún maravillada por ese periplo realizado. Siguió contando que “hice ese paseo en Crucero por el río Danubio (cruza por el medio de la ciudad) y pude ver toda la ciudad iluminada, no solo eso, un rato antes se largó a nevar con una intensidad que no había visto nunca. Fue algo totalmente mágico y de película”. Mostrando una foto de ese viaje contó que “lo que se ve atrás es el parlamento de Budapest, uno de los más lindos de Europa”.

A continuación contó un poco el itinerario de algunos rincones europeos que ha tenido la bendición de tener frente a sus ojos. “Cuando recién vine para acá tuve una escala de un día en Francia y fui a conocer la torre Eiffel y el Arco del Triunfo, el 17 de marzo de este año”, recordó. Más adelante relató otros destinos que ha conocido: “El 1 de julio fui a conocer Malmö (Suecia), el 7 de agosto viajé a Praga (República Checa), el 25 de agosto viajé a Edimburgo (Escocia), el 28 a Dublín (Irlanda) y el 6 de diciembre viajé a Budapest (Hungría)”. Por último mencionó que “el resto del tiempo he estado recorriendo Dinamarca que es donde vivo y conociendo sus festejos y costumbres. Estoy muy feliz aquí”.

¿Qué es la Visa Working Holiday?

Las visas Working Holiday para argentinos o visas de Trabajo y Vacaciones, surgen de acuerdos bilaterales entre Argentina y algunos países mediante los cuales miles de jóvenes argentinos pueden vivir y trabajar legalmente en otro país por un período determinado. Esto les permite aprender o perfeccionar otro idioma y adquirir una experiencia internacional.

Los requisitos básicos en todos los casos son la edad (que en la mayoría va desde los 18 a los 30 años), disponer de un seguro médico y pasaje de vuelta a Argentina y comprobar que se dispone de cierta cantidad de dinero para costear la experiencia. Con respecto al idioma, en la mayoría de los casos no es necesario tener conocimientos para poder aplicar. Existe un cupo limitado de visas por país, con la excepción de Alemania y Dinamarca que no tienen límite.

Te puede interesar...

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario