El clima en Neuquén

icon
Temp
80% Hum
La Mañana norpatagonia

La provincialización de los territorios nacionales de la Norpatagonia

Pedro Julio San Martín, gobernador del Neuquén, fue uno de los forjadores de su provincialización. Su labor y su compromiso merece ser recordados.

El 15 de junio de 1955 se dio la promulgación de la ley Nº 14.408, por medio de la que los territorios nacionales de Neuquén, Río Negro, Formosa, Chubut, Santa Cruz, se convirtieron en provincias.

La ley, dictada en Buenos Aires, declaraba provincias, de acuerdo con lo establecido en la Constitución Nacional, a los territorios nacionales que habían sido creados por ley 1532/1884. El Poder Ejecutivo Nacional procedería a convocar las Convenciones Constituyentes en las ciudades de Formosa, Neuquén, Rawson, Viedma y Río Gallegos, que serían capitales provisionales de las nuevas provincias hasta que las autoridades locales establecieran las definitivas.

Hace exactamente sesenta y nueve años, el senado convertía en ley la provincialización de los territorios nacionales, entre ellos Río Negro y Neuquén. De las innumerables tramitaciones que realizaron los pobladores del norte de la Patagonia para obtener su anhelada independencia, se destaca la reunión que mantuvo el 25 de abril de 1955, en la Casa Rosada, el entonces presidente General Juan D. Perón con delegados de varias localidades. La delegación estaba formada por pobladores de Neuquén, San Martín de los Andes, Centenario, Plaza Huincul y Zapala. Entre ellos se encontraban Eduardo Cortéz Rearte –Comisionado de Neuquén-, Perla Cónsoli-quién aún nos acompaña-, Alfredo de Martín, Marcelo Pessino, Ricardo Rosa, Roberto Linares, Eduardo Chrestía, Alfonso Creide –Comisionado de San Martín de los Andes-, obreros de Plaza Huincul como Santos Catalá, entre otros.

En esa jornada Perón, al despedir a la delegación patagónica, les dijo: “Vuelvan tranquilos porque antes de que ustedes lleguen a sus respectivos destinos, el anteproyecto de provincialización de los territorios estará en el Congreso”. Dos días después, el Poder Ejecutivo enviaba el anteproyecto de ley para su tratamiento y el 28 de junio se promulgaba la ley 14408 que convirtió en provincias a los territorios nacionales de Formosa, Neuquén y Río Negro, y a los que luego serían Chubut y Santa Cruz.

Captura de pantalla 2024-06-14 a la(s) 12.12.18.png
Gobernador Pedro Julio San Martín.

Gobernador Pedro Julio San Martín.

La provincialización se demoró en su puesta en marcha debido a que, en septiembre del mismo año 1955, el Presidente Perón fue depuesto por el golpe de estado de la Revolución Libertadora por lo que las provincias fueron intervenidas. En Neuquén el gobernador interventor Ricardo Hermelo convocó a la Convención Constituyente de 1957 para sancionar la Constitución Provincial neuquina.

La labor de Pedro Julio San Martín

Los territorios nacionales de la Norpatagonia sufrieron desde su creación a fines del siglo XIX la falta de un plan orgánico de desarrollo de parte de los gobiernos nacionales de los que dependían, pese a los importantes recursos naturales con los que contaban. Era muy marcada la dependencia económica y administrativa de los gobiernos territorianos respecto del estado central: los habitantes de los territorios no ejercían derechos políticos porque no estaban habilitados para votar. Un hombre preocupado por esta situación fue justamente Pedro Julio San Martín, gobernador del territorio entre 1949 y 1952. Nació en Baradero, provincia de Buenos Aires, en junio de 1890.

Llegó al territorio para unirse a su hermano Félix y dedicarse a tareas rurales: fundaron en Quila Chanquil, cercanías de Aluminé, la estancia “Patria”, y luego en “La Atalaya” en Malleo (Huiliches), cercanías de Junín de los Andes. Conocedor del territorio, fue acompañado como secretario por el señor Pedro Mendaña. Los propósitos de su gobierno fueron muchos: debió continuar con la labor emprendida por sus antecesores en materia de educación, red caminera, obras sanitarias.

Captura de pantalla 2024-06-14 a la(s) 12.13.04.png
Pedro Julio San Martín. Álbum 50 años de la capitalidad.

Pedro Julio San Martín. Álbum 50 años de la capitalidad.

Como diputado nacional y en el marco de la discusión de la ley de Territorios Nacionales expresaba, como consta en los Debates Parlamentarios de los Territoritos Nacionales, en el Archivo Histórico Provincial, citado por el historiador Carlos Ríos: “Se hace necesaria la organización político-administrativa de los territorios”.

Don Pedro fue ferviente defensor de la provincialización del territorio, una vez alcanzadas las condiciones, y que sus pobladores adquirieran el derecho al voto. Expresaba la opinión de los habitantes territorianos: “Al cabo de cien años de organización constitucional llega recién para los territorios nacionales el momento de su organización… Los que habitamos en ellos éramos verdaderos conquistadores que luchábamos en las peores condiciones… carecíamos de caminos, ferrocarriles, escuelas, hospitales, obras públicas, electricidad, teléfonos, industrias, etc. No teníamos ninguna participación en la vida política del país y éramos verdaderos parias en nuestra patria… No podíamos siguiera expresarnos con el grito airado de Martín Fierro ante la injusticia que se consumaba con el criollo: Porque el gaucho en esta tierra sólo sirve pa’ votar. Nosotros ni para votar servíamos… Durante cincuenta años he vivido en un rincón de la patria completamente abandonado por ustedes… No conozco los territorios de oídas, sino que los he visto… El abandono total de los territorios por parte del gobierno nacional y la falta de gobierno propio y medios para realizar obras, ha sido un obstáculo al progreso. Su falta de participación en la vida política les ha impedido el aprendizaje de la democracia… Hoy se hace necesaria otra etapa fundamental: la de su organización político administrativa interna, que se cumple con esta ley… de fundamental importancia con el valor que para las provincias tienen sus constituciones políticas. Es, ni más ni menos, que la Constitución que va a regir en los Territorios Nacionales hasta que se encuentren en condiciones de convertirse en provincias y dicten sus propias constituciones”.

Nuevamente les solicito a las autoridades de mi provincia y municipio que su nombre sea perpetuado en una calle, avenida o diagonal de la capital neuquina por la que tanto batalló, para así honrar no solo su memoria sino su camino sin par por esta zona que lo abrazó y lo despidió como propio.

Te puede interesar...

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario