El clima en Neuquén

icon
Temp
80% Hum
La Mañana Milei

Milei puso a Figueroa en el círculo de gobernadores más confiables

El neuquino fue de los primeros convocados en el marco de la búsqueda de consensos para cerrar el acuerdo de gobernabilidad impulsado por la Nación.

El gobierno de Javier Milei desplegó una estrategia para llegar al pacto de mayo con un acuerdo que involucre a la mayor cantidad de gobiernos provinciales. En la primera fase del plan la administración libertaria eligió acercar posiciones con algunos mandatarios, para luego ir por todos. En esa instancia, uno de los primeros convocados a la Casa Rosada fue el neuquino Rolando Figueroa.

Lo recibió el ministro de Economía Luis Toto Caputo, junto al salteño Gustavo Sáenz. El otro mandatario patagónico que pasó por la Casa Rosada es Claudio Vidal, de Santa Cruz.

El titular de la cartera de Hacienda encabeza las negociaciones incipientes con los jefes provinciales junto a su par de Interior, Guillermo Francos.

El despliegue libertario no obvió las alianzas regionales que construyen los gobernadores a la hora de estructurar la agenda para las conversaciones que rompan el hielo.

Figueroa Francos Posse reunion 140324
Rolando Figueroa reunido con Guillermo Francos y Nicolás Posse.

Rolando Figueroa reunido con Guillermo Francos y Nicolás Posse.

Los gobernadores patagónicos avanzaron en la constitución de un bloque a pocos días del 10 de diciembre, cuando asumieron los electos hasta 2027. Y ahí nomás la realidad les entregó argumentos poderosos a favor de la conformación de una alianza para la defensa de los intereses regionales.

El principal capital político de los jefes de Estado patagónicos deriva del potencial de la región para la producción de fuentes de energía, que explica el 80% de la matriz energética del país. En tres meses, el bloque patagónico enfrentó al menos dos desafíos de alta complejidad: resistió una avanzada que intentó la Nación sobre la propiedad de los recursos naturales de las provincias y defendió la posición de Chubut en la dura pelea con la Nación, que derivó de la decisión de Milei de retener parte de la coparticipación de la provincia.

La confrontación por los fondos de Chubut fue superada cuando un fallo judicial le dio la razón al gobernador Ignacio Torres (Pro) y le ordenó a la Nación pagar lo que debía. No fue ese el único desencuentro público de un mandatario patagónico con el gobierno nacional.

Con menos vehemencia que el cruce con Torres, el Ejecutivo nacional confrontó con el rionegrino Alberto Weretilneck, quien salió a cuestionar la gestión de Milei sobre las relaciones con las provincias. Fue el primero en amenazar con dejar sin energía al país si el gobierno central insistía con medidas que provocan el desfinanciamiento de las gestiones provinciales.

gobernadores del norte1.jpg

En función de atender los posicionamientos regionales, Francos participó este martes de un encuentro que reunió a diez gobernadores del Norte del país, que actúan en bloque frente a algunos temas desde hace tiempo. Anteriormente, el ministro del Interior había recibido al gobernador de Mendoza, Alfredo Cornejo, en el marco de la estrategia para concretar el pacto de mayo.

La reconfiguración del escenario político nacional por los efectos de las medidas del nuevo gobierno generó una serie de tensiones que explica por qué el gobierno de Milei eligió a Figueroa y Vidal entre los mandatarios de la región para el arranque del dialogo con el que buscará que los jefes provinciales legitimen el enorme ajuste que puso en marcha.

Milei convocó a los gobernadores a celebrar un pacto de gobernabilidad el primero de marzo, luego de que fracasara en el Congreso la aprobación de la Ley Ómnibus, que preveía profundos cambios económicos, sociales y políticos a partir de la modificación de más de 300 leyes vigentes. El Ejecutivo nacional pretende con este pacto allanar el camino para las reformas que no pudo convalidar en el Congreso.

El camino hacia la concreción del pacto no está exento de obstáculos que complejizan el tránsito. Lo sabe el presidente. Por eso, en la convocatoria a los gobernadores contempló un margen amplio de tiempo entre la convocatoria, realizada el primero de marzo, y la concreción del cónclave, prevista para el 25 de mayo, en Córdoba.

El rechazo del presidente a la negociación como herramienta de la gestión no impidió la activación de un operativo tendiente a consolidar algún nivel de consenso para el plan en marcha. Si quiere materializar esa pretensión, Milei está obligado a replantear su negativa a resolver las diferencias con los factores de poder por medio de negociaciones, que es uno de los ejes de su modelo de conducción.

Te puede interesar...

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario