El clima en Neuquén

icon
11° Temp
76% Hum
La Mañana Bolivia

Una cadena de indiferencia: el dolor de la novia del joven de Neuquén asesinado en Bolivia

Mientras pedía ayuda, la gente se negaba a llamar a Emergencias. El equipo médico no lo ingresó al hospital, lo dejó en la vereda.

Aún en Oruro, Bolivia, y devastada por la pesadilla en la que se convirtió su vida en apenas horas, Florencia -la pareja del neuquino Matías Rosales- dio detalles del desgarrador momento que le tocó vivir con su novio apuñalado en medio de un clima de indiferencia. El mismo tuvo su punto más inhumano en la actitud del equipo médico de un hospital que se negó a atender al joven mientras agonizaba.

Inmersa en la angustia, este viernes la joven dio detalles del capítulo más traumático de su vida en una entrevista con LU5. Tras definirse a sí misma y su fallecido compañero como "mochileros" y contar que vendían sus artesanías en la calle para continuar viaje, señaló: "Ese día conocimos a esta persona y después de ir y venir, en un momento esta persona vuelve un poco eufórico". "Charlamos, dimos una vueltita por un mercado buscando algo para comer pero no lo conseguimos", agregó luego de referirse al hombre oriundo de Colombia que terminó traicionándolos de la peor manera.

"Llegamos a la puerta del hostel y lo cuento rápido porque no me quiero meter en detalles del relato", manifestó sin poder contener las lágrimas. Sin embargo, juntó fuerzas y prosiguió: "Estuvimos en la puerta del hostel esperando que nos abrieran. Mi compañero se va a comprar una gaseosa para poder subir al hostel y descansar. Este colombiano se va atrás de él y cinco minutos después mi compañero vuelve corriendo con una botella naranja abajo del brazo y presionándose el pecho del lado izquierdo, gritándome que llamara a la ambulancia y que el colombiano lo había apuñalado. Ahí se tiró en la puerta de una farmacia que está pegada al hostel donde estábamos parando".

Testimonio de la pareja del joven asesinador en bolivia.mp4

Después de citar las palabras textuales que en ese instante le alcanzó a decir Matías, Florencia recordó la indiferencia de las personas que estaban a su alrededor en medio de la desesperante situación. "Cuando ingresamos a Bolivia probé de ponerle un chip a mi celular de acá, pero solo funcionó un par de días, después nunca más. Yo tenía mi celular con un chip argentino, entonces no podía llamar a emergencias. Intenté, pero mi celular no funcionaba. En ese momento le pedí a una persona que estaba dentro de la farmacia que por favor llame a emergencias y con un gesto me dice que no. Le pedí a otra persona que estaba vendiendo en cercanía y con el teléfono en la mano también me dice que no. Le pedí a la gente que iba pasando y también recibo la negativa", relató.

Pese a eso, Florencia siguió pidiendo auxilio y finalmente "una señora que iba a comprar a la farmacia" terminó haciendo el preciado llamado para una ambulancia que "llegó tarde". "20 minutos, quizás media hora. En ese momento uno no puede definir cuánto tiempo pasó, para mi fue muchísimo", deslizó antes de dar precisiones de la negligencia y falta de empatía del equipo médico.

"Se demoraron en bajar de la ambulancia y en levantar a mi compañero. Ninguno de los dos hombres que iban en la ambulancia lo asistió. Ninguno de los dos le hizo RCP en ningún momento. Yo le tomé los signos vitales y el pulso. Después lo subieron a la ambulancia y lo llevaron al hospital, yo estuve todo el tiempo controlándole los signos", comentó.

Florencia agregó que cuando arribaron al centro de salud "tardaron unos minutos en bajarlo de la ambulancia". A Matías nunca lo ingresaron al edificio. Así, sin siquiera revisarlo, un médico y dos enfermeras que se acercaron al lugar le dijeron que no había nada más para hacer. "El médico me dijo que no lo iba a atender porque ya estaba muerto. Le pedí que hiciera algo porque mi compañero en el trayecto tenía pulso. Ante mi insistencia, buscó un estetoscopio y me dijo que no lo iba a atender", señaló antes de describir el crudo escenario en el que quedó con el cuerpo de su amado, a miles de kilómetros de su hogar completamente desamparada.

matias rosales.jfif
Matías Rosales, el joven neuquino que fu apuñalado en Oruro y que murió en medio de una situación de abandono en la vereda de un hospital.

Matías Rosales, el joven neuquino que fu apuñalado en Oruro y que murió en medio de una situación de abandono en la vereda de un hospital.

"Nos negaron la atención, ni siquiera lo ingresaron al hospital. A mi compañero y a mí nos dejaron sobre la vereda, en el ingreso al hospital. En ningún momento lo ingresaron, ni le hicieron RCP ni nada. Lo dejaron en la camilla, en el exterior de la puerta del hospital", recalcó.

Con un profundo dolor, Florencia evitó dar detalles de lo que sucedió después "por respeto" a su pareja. Solo atinó a decir que el cuerpo de Matías se encuentra en la morgue.

Aclaración: no existe ninguna colecta

Luego de contar que en las próximas horas va a tener una reunión con las autoridades argentinas del Consulado de Bolivia y evitar dar detalles sobre la investigación que se está llevando adelante para dar con el asesino de Matías, Florencia aprovechó la ocasión para aclarar a la comunidad que tanto ella como los familiares del neuquino no están pidiendo dinero ni haciendo una campaña para juntar fondos.

"Eso es mentira, falso. Ningún allegado nuestro nos ha pedido permiso ni nos ha avisado que se esté haciendo una colecta. Nosotros no hemos pedido nada, quiero que eso quede claro. De ser necesario, se hará público", remarcó luego de confirmar que la madre de Matías está junto a ella en Oruro. "A partir de la reunión con el consulado sabremos qué se puede hacer con Matías y qué vamos a estar necesitando", indicó.

Te puede interesar...

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario