No achicarse ante la crisis

La carrera de lengua de señas viene a dar respuesta, por ejemplo, a la necesidad en la atención al público en organismos.

La Universidad del Comahue se encamina a cerrar uno de los peores años de su historia. Pero no por ningún escándalo o porque esté en duda la calidad académica, sino por el impacto que tuvo en su funcionamiento el fenomenal ahogo presupuestario al que la empujó el gobierno nacional.

Las crisis suelen mostrar quiénes acompañan a los que caen en desgracia y quiénes no.

Te puede interesar...

Una de esas caras se pudo ver ayer durante el anuncio del apoyo financiero del gobierno de Neuquén a la creación de una nueva carrera, el profesorado en Lengua de Señas, que se dictará en esta ciudad a partir del año que viene.

En ese contexto, el cierre del año puede ser visto de una forma más auspiciosa para la comunidad universitaria y tal vez mejor de lo que pintaba.

La carrera viene a dar respuesta a una creciente necesidad que se vislumbraba, especialmente en los organismos de atención al público que se encuentran con el problema de no poder comunicarse por señas con quienes lo requieren.

Confirman esa presunción las mil personas interesadas en cursar la carrera que durará 4 años. Neuquén tiene previsto destinarle 20 millones de pesos para garantizar la continuidad de la carrera.

Por otra parte, el gobierno neuquino anunció su intención de aportar otros 50 millones de pesos a la UNCo, pero la partida deberá tener el visto bueno de la Legislatura, algo que se descuenta que será avalado por los diputados provinciales. Los montos seguramente son insuficientes para las necesidades reales de la universidad, pero constituyen un gesto que no todas las fuerzas políticas que manejan recursos públicos se permitieron hacer.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído