No cesan las agresiones contra agentes de tránsito

A diario son el blanco de la violencia de infractores.

POR PABLO MONTANARO / montanarop@lmneuquen.com.ar

Jueves, 9 horas, en San Martín al 70. La inspectora de tránsito le solicita con amabilidad al conductor que mueva el auto porque donde había estacionado estaba reservado para un camión de caudales. El insulto no se hizo esperar desde dentro del vehículo hacia la inspectora. 40 minutos después, en Mitre y Corrientes, el mismo conductor no sólo la vuelve a agredir verbalmente a la inspectora, sino que le tira el auto encima. La situación descripta, cargada de violencia, es una de las tantas que sufren a diario los agentes e inspectores de tránsito en las calles de la ciudad ante una advertencia o multa hacia quienes no respetan las normas.

“Nadie quiere a un inspector de tránsito en la calle, salvo cuando hay un corte de calles y le señala al conductor por dónde puede agarrar. A nadie le gusta que le digan que cometió una infracción o que hizo algo mal”, reflexiona Facundo Churrarín, director de Tránsito del Municipio, quien tiene a cargo 50 inspectores que, en cuatro turnos, custodian las calles neuquinas.

Churrarín asegura que las situaciones de violencia se dan todos los días, tanto en los controles de tránsito y de alcoholemia como en los operativos de venta de alcohol clandestino y de venta ambulante. “De las diez actas de infracción que labra un inspector a la mañana y que está presente la persona que la cometió, una o dos piden disculpas o aceptan que se equivocaron. El resto siempre se justifica, porque dejó el auto mal estacionado o en doble fila”, comenta.

P04-pieza-inspectores.jpg

Aclara que cuando el infractor reconoce el error y el inspector lo deja asentado en el acta, el juez de Faltas tiene en cuenta su colaboración con el procedimiento. “En algunos casos la sanción por agresión al inspector puede ser mayor a la contravención por alcoholemia. Entonces, de una multa de 5 mil pesos por agresión, la persona termina pagando 22 mil pesos. La persona no mide la gravedad que conlleva esa agresión”, agrega Churrarín.

El director de Tránsito del municipio señala que la frase “ya te voy a agarrar en algún lado” encabeza el ranking de las agresiones verbales más comunes que reciben los agentes de tránsito mientras desempeñan su tarea. Le siguen los intentos de atropello o de tirarle el vehículo encima al inspector.

Los testimonios de inspectores y agentes de tránsito coinciden en que en los últimos años se ha incrementado el nivel de agresividad por parte de los conductores hacia quienes cumplen la función de controlar.

El Municipio elegirá 10 personas para incorporar al plantel de inspectores.

Adolfo Carrasco hace cinco años se desempeña en los controles nocturnos y más de una vez escuchó la frase “es mi responsabilidad, a vos no te importa”, cuando se le advierte a un conductor que tiene que colocar a los menores en la silla de seguridad.

La obstrucción de rampas para discapacitados es otra de las infracciones más comunes, según el jefe de inspectores, Juan Quiroga. “El conductor piensa que justo en ese momento no va a pasar un discapacitado, pero no se da cuenta de que también esa rampa la puede usar un anciano, una madre con un carrito de bebé o una persona con alguna discapacidad. Es una falta de educación”, concluye Quiroga.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído