Nunca es tarde para decirle chau al vello

Si bien es recomendable empezar con la depilación definitiva en abril, con pocas sesiones verás los cambios.

Por fin empezaron los días de calor. Sin embargo, te das cuenta de que quizás no estabas tan preparada para el cambio de clima como pensabas. Y lo peor de todo es que recién te acordás de que en marzo te habías prometido empezar con la depilación definitiva.

Pero no te desanimes, todavía estás a tiempo. Si bien vas a necesitar de varias sesiones para eliminar completamente el vello, si empezás ahora seguramente verás que para el verano habrá disminuido significativamente.

La cantidad de sesiones que necesites dependerá del área a tratar. Y si ya te decidiste, por supuesto que el cambio más notable lo verás en las zonas más pequeñas, como axilas o cavado, que áreas como las piernas, por ejemplo. También dependerá del grosor y el color del vello. Cuanto más oscuro, más fácil será que lo capte el láser.

Hay varias cosas a tener en cuenta a la hora de empezar un tratamiento, sobre todo en esta época.

Según explicó la médica esteticista Agustina Debesa, si ya empezaste a tomar sol y estás ligeramente bronceada, igual podés depilarte, siempre y cuando la piel no esté irritada.

Luego de la sesión, será fundamental el uso del bloqueador y tener precaución de no exponerse al sol en las peores horas.

Empezá a prepararte un mes antes Para la definitiva, es necesario empezar a depilarse con métodos de corte y no de arranque, como la cera.

De todas formas, hay zonas que es mejor hacerlas esperar hasta abril del año próximo.
"El bozo es la única parte con la que no es recomendable empezar ahora. Porque es una zona que está constantemente expuesta a los rayos UV y es muy difícil cuidarse como corresponde, y ponerse protector cada dos horas, entonces la piel puede quedar manchada", adviritió Debesa, quien tiene su centro de estética en Matheu 245 de esta ciudad.

¿Qué método es mejor?
Comúnmente escuchamos que hay dos métodos de depilación: láser y luz pulsada. Sin embargo, si estás buscando mayor efectividad, la mejor opción es la primera.

Uno de los motivos es que el láser necesita de menos sesiones. Otro factor es que no genera efectos adversos, mientras que con luz pulsada el tratamiento debe suspenderse durante el verano.

Lo mejor de todo es que el láser tiene una serie de beneficios extras que impactan en el aspecto general de nuestra piel.

Es que, al tratarse de una fuente de calor acumulado en constante movimiento, aclara la piel y afina los poros, y al estimular el colágeno genera mayor brillo y luminosidad.

La definitiva no es sólo una cosa de chicas

En el extenso territorio del cuerpo hay áreas que son más "populares" a la hora de elegir la definitiva. Piernas, cavado, axilas, bozo y tira de cola son las más requeridas entre las mujeres, aunque algunas de estas zonas son compartidas por los hombres.

Hay una tendencia creciente de ellos a estar atentos a su estética, y el pelo es una cuestión más de la que preocuparse. Llamativamente también se inclinan por la tira de cola y las piernas, y sobre todo por el pecho y la espalda.

Más allá de las preferencias, hoy en día es posible depilarse cualquier parte del cuerpo, incluso áreas pequeñas a las que antes, por el tipo de equipamiento, era imposible llegar. Es el caso de las cejas y el contorno de las orejas, para las que se crearon pequeños cabezales que adaptan el láser tradicional al tamaño reducido del área a tratar.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído