Oro líquido: por qué donar leche materna

¿Quiénes pueden donar?, ¿cómo es el procedimiento?, ¿quiénes son los que consumen este alimento? Las respuestas.

Cada 19 de mayo se celebra el Día Mundial de la Donación de Leche Materna. “La lactancia materna es la forma ideal de aportar a los niños pequeños los nutrientes que necesitan para un crecimiento y desarrollo saludables”, asegura la Organización Mundial de la Salud. Tal es la importancia de contar con este alimento que en Argentina ya existen ocho bancos de leche. “Oro líquido”. Así la denomina el doctor Gustavo Sager, pediatra y miembro de la subcomisión de lactancia de la Sociedad Argentina de Pediatría. “La donación de leche materna es muy importante para los niños que necesiten ese alimento funcional, que nutre e inmuniza al mismo tiempo”, sostuvo.

¿Cuál es la función de la leche materna en estos casos? “Es imprescindible para los prematuros enfermos que, gracias a la leche donada y pasteurizada, logran alimentarse y protegerse de múltiples daños que esta leche evita: enterocolitis necrotizante, retinopatía del prematuro, sepsis y broncodisplasia pulmonar”, añadió el especialista, quien destacó el acto altruista de estas madres que, desinteresadamente, ayudan a esos bebés y se convierten en una especie de “madrinas de leche de los niños”. Para poder donar, las madres deben hacerse análisis que descarten enfermedades que se puedan transmitir por la leche, no fumar, no consumir alcohol ni medicamentos contraindicados con la lactancia. Luego, según explicó el médico, se requiere que el “banco de leche humana analice, pasteurice y se la brinde al receptor necesitado bajo prescripción medica nutricional con seguridad biológica”.

Cada banco de leche es el encargado de darle a la donante las instrucciones acerca del procedimiento para su extracción y traslado. Los requisitos incluyen “cómo extraerse la leche en el hogar, higiene, tipos de envases y cómo congelarla hasta que es recolectada por el banco de leche en el domicilio de la donante o entregada en el banco transportándola en cadena de frío”, detalló Sager, quien es fundador del primer banco de leche humana pasteurizada de la Argentina.

Son los bebés prematuros los principales consumidores de leche donada. Sin embargo, también pueden ser “niños con alergias a proteínas heterólogas (esencialmente leche de vaca o fórmula), deficiencias inmunitarias, diarreas intratables, recién nacidos que deban ser operados, etc.”.

Sager destacó las bondades de la leche materna, a la cual describió como “el alimento ideal para la especie humana, que evita y cura enfermedades del corto, mediano y largo plazo”. Entre sus beneficios, reduce las posibilidades de padecer una gran cantidad de enfermedades: “dieciocho veces menos diarreas, tres veces menos neumonías, ocho veces menos otitis medias, menos parasitosis, enfermedad celíaca y diabetes, menos colitis ulcerosa, menos linfomas, menos enfermedades degenerativas y autoinmunes del adulto”.

La función que cumple es esencial: la importancia de la leche materna: nutre e inmuniza al mismo tiempo.

Los ocho bancos de leche del país

Están en el hospital San Martín de La Plata; en la Maternidad Sardá de la Ciudad; en el hospital Perrando de Resistencia, Chaco; en el hospital Carrillo de Córdoba; en el hospital Lagomaggiore de Mendoza; en el hospital de Cutral Co-Plaza Huincul, Neuquén; en el hospital de General Roca, Río Negro, y en el hospital Vidal de Corrientes.

Previene el 13% de las muertes infantiles

Según Gustavo Sager, el fundador del primer banco de leche en el país, la leche materna genera “protección para toda la vida y mejor desarrollo madurativo e inteligencia”. Y, por si fuera poco, concluyó: “La leche materna previene el 13% de las muertes de niños menores de 5 años”.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Deja tu comentario


Lo Más Leído