Otra vez asaltaron un prostíbulo del Bajo

Se alzaron con $5 mil y dos celulares de las chicas.

Neuquén

Como si fuera uno de los tantos clientes que habitualmente llegan a ese departamento del Bajo en busca de placer, un joven entró al lugar y asaltó a las tres mujeres que estaban trabajando.

El golpe, el segundo en menos de un año, fue rápido y preciso: el delincuente se alzó con 5 mil pesos y dos celulares que utilizan las mujeres para coordinar con sus clientes.

El robo ocurrió ayer alrededor de las 5:30 en un departamento de calle San Luis al 300. Como cualquier cliente, un joven tocó el portero y le habilitaron la entrada al departamento que está en el primer piso.

Una vez adentro, y cuando una de las chicas fue a recibirlo, quedó en evidencia que sus intenciones iban más allá de la satisfacción sexual y que todo se trataba de un interés económico de apoderarse de la recaudación.

Según destacaron las trabajadoras sexuales, el joven las amenazó: “Esto es un asalto, más vale que me den todo o las cago a tiros”, les dijo.

Las chicas relataron la situación y dejaron claro que en ningún momento el delincuente exhibió algún arma fuego.

Al lugar se accede por una puerta ubicada entre un comercio de electrónica y una casa de pagos.

Una vez que logró que las trabajadoras le entregaran el dinero que tenían en el departamento, también les pidió los celulares. “Lo hizo para ganar tiempo y asegurarse de que iban a demorar en llamar a la Policía”, presumió un investigador.

El dinero lo metió en un bolsillo y los teléfonos en otro, les indicó que no gritaran ni hicieran la denuncia porque iba a volver y el trato iba a ser distinto.

Por la misma puerta que había entrado y apenas unos pocos minutos después, el delincuente salió y desapareció.

Aunque la Policía hizo un operativo en toda la zona del Bajo, no pudo dar con el ladrón, quien seguramente tuvo apoyo para escapar del lugar.

Al mediodía

El año pasado les llevaron $3800

No es la primera vez que las chicas del departamento de San Luis al 300 sufren un asalto mientras trabajan. El 19 de octubre del año pasado, dos clientes habituales decidieron robar en el lugar donde muchas veces fueron en búsqueda de placer, pero en la huida uno de ellos olvidó su documento y fueron capturados. En aquel momento, el plan no resultó porque los policías motorizados que vigilaban el Bajo vieron que en la puerta del prostíbulo había un hombre en actitud sospechosa. Al verse rodeado por la Policía, que golpeaba la puerta amarilla para derribarla, el delincuente que estaba en el primer piso intentó huir por los techos. La situación fue desesperante, porque durante unos minutos las cuatro dominicanas que estaban en el interior quedaron como rehenes. Ellas denunciaron que el asaltante las amenazó para que le entregaran el dinero, alrededor de $3800 que habían ganado durante la mañana. Como en el caso de ayer, también se llevaron los celulares.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído