olivera@lmneuquen.com.ar

Te puede interesar...

Neuquén.- Por las duras negociaciones salariales que se dan año tras año en el área de educación -que actualmente derivaron en el atraso del inicio de clases y en cinco jornadas de paro-, aumentaron las consultas por inscripciones en los colegios privados. Según manifestaron desde las instituciones, los padres están muy preocupados por la situación y en algunos casos hay largas listas de espera.

El nuevo conflicto entre el Gobierno y ATEN generó que las familias de los estudiantes neuquinos entraran en pánico y profundizó una situación que está en crecimiento desde hace al menos una década. Es que aumentaron las consultas en el sector privado y cada vez más chicos ingresan a esos establecimientos.

Si bien los colegios tradicionales de la ciudad siempre tuvieron cupos limitados (como es el caso del colegio Don Bosco), con listas de espera ante posibles vacantes, hoy se ven colapsadas por la alta demanda.

Si la expectativa por ingresar a las instituciones de renombre no es lo suficientemente angustiante, en algunos casos -incluso- los alumnos deben rendir un examen de ingreso para garantizarse un lugar.

Según explicaron los profesionales del sector, la tendencia se da porque los padres sólo quieren garantizar que sus hijos cumplan los 180 días de clases sin importar cuál sea el pilar educativo del colegio.

El director del colegio Pablo VI, Guillermo Turner, explicó a LM Neuquén que muchas familias han inscripto a sus hijos en lista de espera -en general son muchas más que las vacantes disponibles- sin consultar cuáles son los fundamentos educativos sobre los que se basa la institución. “La gente intuye que va a ser un año complicado con muchos paros”, comentó.

La situación se repite en la mayoría de los colegios privados de la capital. Mónica Mateo, vicedirectora del colegio Don Bosco, explicó que en noviembre realizaron las preinscripciones, en las que se priorizan los hermanos de sus alumnos y los que cumplen con el radio.

Año tras año la educación pública profundiza su fragilidad, con decenas de días de clases perdidos y duros enfrentamientos en la eterna disputa por la lógica recomposición salarial.

La elección de los padres por la propuesta privada y el alargamiento de las negociaciones le dan fuerza a lo que manifiesta ATEN desde hace algún tiempo, al decir que el gobierno provincial quiere posicionar a las “escuelas empresa” como la mejor opción educativa en detrimento del sector público.

Asimismo, existen otros establecimientos en el sector privado que no sirven como parámetro de esta tendencia, ya que son muy exclusivos. Tal es el caso del Colegio Bilingüe, desde el cual aseguraron que ellos no se benefician con los paros, sino que los “eligen por la calidad educativa”.

El reclamo marcó los últimos 5 años

En los últimos años la noticia de que el ciclo lectivo comenzaba con medidas de fuerza por parte de los gremios docentes se ha repetido en todo el país.

Neuquén no ha sido la excepción y este será el segundo año consecutivo en el que las clases no comenzarán en tiempo y forma. Pero el panorama aún es más dramático si tenemos en cuenta que en los últimos 5 años en la provincia sólo en una ocasión (durante el 2015, el último de la gestión del ex gobernador Jorge Sapag) el período lectivo comenzó con normalidad.

Al igual que el mandatario provincial, Sapag también enfrentó dos arranques “accidentados”.

En el 2013, como en esta oportunidad, ATEN llevó a cabo una protesta de 72 horas. Pero la tensa negociación continuó al igual que las protestas, el conflicto se extendió a lo largo de nueve semanas y estuvo en la mira de todo el país.

“Las familias se acercan porque tienen miedo de que se repita lo mismo del año pasado y que los chicos tengan 20 días sin clases”. Guillermo Turner. El director del colegio Pablo VI se refiere al porqué de la decisión.

“Intentamos que la cuota sea lo más accesible posible para garantizar y mantener la diversidad de estudiantes”.Mónica Mateo. Vicedirectora del colegio Don Bosco

Hay cuotas para todos los gustos y bolsillos

Los establecimientos privados de la ciudad tienen distintas características y planes de estudio que van desde el manejo de dos idiomas extranjeros hasta materias religiosas. Esta variedad de contenidos también se ve reflejada en los precios mensuales de los colegios, que van desde los 1300 hasta los 9300 pesos.

Las cuotas varían en función de los beneficios con los que cuenta cada institución, es decir, aquellos que cuentan con predios parquizados, doble turno, actividades deportivas, refrigerio y material didáctico serán más costosos.

Algunas instituciones son subvencionadas por el Estado, lo que les permite cobrar un arancel menor, en tanto que otros mantienen los precios altos para asegurar su exclusividad, lo que en cierta medida les ayuda a sostener el nivel educativo.

En tal sentido, uno de los colegios más baratos es el Don Bosco, también uno de los más tradicionales de la ciudad, que tiene una cuota de 1300 pesos.

La otra cara de la moneda es el Bilingüe, que tiene un piso de 4904 pesos en el nivel inicial (4 años) y un techo de 9320 pesos para los estudiantes de quinto año del nivel medio.

Existen otras instituciones educativas que mantienen precios intermedios, cercanos a ambos extremos, y con ofertas educativas similares.

El colegio Pablo VI es una de ellas: cobra 10 cuotas de 3200 pesos. Esto se debe a que recibe un subsidio y el dinero de las mensualidades es utilizado para el mantenimiento del establecimiento.

Asimismo, aseguraron que los docentes están incluidos en el escalafón utilizado para designar los sueldos similares a la educación pública.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído