Pagó medio millón por un auto de alta gama y lo estafaron

Es un Toyota Camry 2009 que no se podía vender porque estaba embargado.

Chos Malal

“Esta gente siempre hizo este tipo de maldades, pero conmigo les salió el tiro por la culata, porque yo los enfrenté”, afirmó Eduardo Muñoz, quien fue estafado por medio millón de pesos en la compra de un auto de alta gama. La víctima denunció a una escribana y su ex marido por estafa y hoy se definirá si el caso va a juicio.

Todo comenzó en octubre de 2015 cuando Eduardo, quien vivió más de 30 años en Las Ovejas, se contactó con una conocida escribana para comprarle un Toyota Camry modelo 2009 valuado en unos 500 mil pesos. “Se lo compré a Fabiana Castro, la única escribana de Chos Malal, y a su ex marido Daniel Trigo, quienes eran socios y dueños de una empresa”, detalló la víctima de la estafa.

“Hace una semana tuve una amenaza por teléfono donde me decían que me fijara bien qué iba declarar. El auto lo tengo guardado, no lo puedo usar. Me causaron un perjuicio tremendo”. Eduardo Muñoz Víctima de la estafa

Hasta ahí todo iba bien. El hombre pagó el monto que le pedían por el auto de alta gama en cheques y los vendedores le entregaron el vehículo con el 08 y los papeles a nombre de esa empresa. El problema surgió cuando Muñoz quiso realizar el trámite de transferencia en el registro del automotor, momento en el que se enteró de que el auto estaba embargado.

“Como la empresa estaba inhibida desde 2011 por un valor de casi 600 mil pesos, la AFIP tomó el auto como patrimonio de la empresa y lo embargó”, explicó el comprador, y resaltó que al momento de venderle el auto, el ex matrimonio ya estaba al tanto de este embargo, pero que nunca le avisaron. “Ellos sabían que a ese auto no lo podían vender”.

1.100.000 pesos vale un 0 km. El valor de mercado del Toyota Camry supera el millón de pesos, de ahí que al ver la posibilidad de adquirir un 2009 a medio millón, el hombre haya cerrado rápidamente la operación sin advertir que era una estafa.

Ante esta situación, Muñoz se comunicó con ellos e incluso les mandó una carta documento para que le devolvieran el dinero, pero no hubo respuestas.

“No quisieron llegar a un acuerdo económico”, contó la víctima, quien hoy a primera hora se sentará junto a sus abogados ante un juez que resolverá si el caso va a juicio, audiencia en la que también estarán presentes los denunciados junto a sus defensores.

Por último, la víctima de la estafa narró la odisea que vivió para poder llegar a esta instancia judicial. “Hace una semana tuve una amenaza por teléfono donde me decían que me fijara bien qué iba declarar”, expresó, y nombró que cuando denunció la estafa, en junio de 2016, le llegaron amenazas de ellos a través de otras personas.

“Amenazaron a mis hijas, me rompieron los vidrios del colegio que soy dueño, entre otras cosas”, detalló Eduardo, quien hoy vive en Neuquén capital.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído